Accidente en Cuba: el testimonio de los testigos y los familiares de las víctimas del siniestro aéreo en el que murieron 110 personas

Por Miriam Mata

“Hizo un giro y se volteó, venía con candela y soltando humo por la parte de atrás” cuenta Ulises Peñate, vecino de 41 años del municipio Boyeros, quien vio el pasado viernes al Boeing 737-200 estrellarse contra una finca agrícola ubicada entre las inmediaciones del aeropuerto José Martí de La Habana y el poblado de Santiago de Las Vegas.

Al mediodía, Ulises venía en bicicleta por la avenida Van Troi cuando observó el percance de la aeronave. “Sentí la explosión y me quedé en shock, estático, no reaccioné, me quedé viendo todo el alboroto que se armó con la llegada de los bomberos y las ambulancias”, dice.

Un par de horas después, Peñate y decenas de personas se encontraban en la avenida Independencia, a casi dos kilómetros de donde cayó el avión, pasándose videos y fotos del siniestro a través de sus celulares.

Las imágenes son estremecedoras, impublicables. Fueron captadas por vecinos cercanos que llegaron a auxiliar a las víctimas. En ellas se ven cuerpos calcinados por las llamas, personas desfiguradas y con los intestinos desgarrados, gente sin vida entre ramas de árboles, hombres a los que solo les queda el dorso.

En el vuelo DMJ 0972, que cubriría la ruta La Habana-Holguín, viajaban 113 personas, de ellas 107 pasajeros y 6 tripulantes.

Las autoridades cubanas han declarado que la cifra de fallecidos tras el accidente es de 110: 99 cubanos, 2 argentinos, 2 saharauis y 7 mexicanos, en los que se incluyen los 6 tripulantes. Los 3 sobrevivientes son mujeres y se encuentran en estado crítico en el hospital Calixto García.

La aerolínea estatal Cubana de Aviación había arrendado la aeronave a la línea Damojh, perteneciente a la empresa mexicana Global Air. Fuente BBC

 [youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Entrada siguiente

La lava del Kilauea llega al océano y crea una nube tóxica

lun May 21 , 2018
Por Miriam Mata Nubes blancas de ácido y cristales extremadamente finos se elevaban hacia el cielo de Hawai al contacto del magma del volcán Kilauea con el océano, creando un […]