La Habana lucha por preservar el Malecón, su “cara” frente al mundo

Mientras locales y turistas disfrutan de una de las postales más reconocibles de Cuba , los vecinos del Malecón y las autoridades de La Habana luchan por preservar el emblemático y deteriorado paseo costero de la fuerza del mar, su principal atractivo y a la vez su más enconado enemigo.

La avenida y sus ajados edificios son el punto más visitado de la capital, y el larguísimo muro de unos ocho kilómetros, que contiene -a veces sin éxito- las aguas de la Bahía, se ha convertido en el “sofá gigante” donde cada día miles de personas pescan, bailan, beben, piensan, enamoran y hacen ofrendas a Yemayá, orisha del mar.

La Habana “no sería la misma” sin el Malecón para los habaneros “nacidos y criados” como José Roberto, quien se sienta allí “todos los días para hablar con el mar y buscar un poco de tranquilidad”.

Sin embargo, tras la conocida estampa de los viejos coches multicolores rodando por la famosa vía y el aparente ambiente eterno de fiesta, el Malecón esconde años de historias de “empecinamiento” por “mantenerlo a salvo del mar”, aseguró a Efe la arquitecta Perla Rosales.

“Hay un interés personal del Historiador (Eusebio Leal) en el rescate del Malecón, por ser la cara de La Habana”, explicó la directora adjunta de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC), entidad responsable del rescate y la preservación del Centro Histórico habanero, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Leal, el principal artífice del renacer de la vieja Habana, extendió en 2006 su tutela hasta el Malecón, una reconstrucción que en un inicio priorizó la protección de los cientos de vecinos que habitaban edificios en peligro de derrumbe.

Décadas de desgaste por el salitre e inundaciones provocadas por huracanes erosionaron las fachadas y comprometieron la estabilidad de las estructuras que se edificaron en el paseo costero, que hasta ese momento -cuando la isla salía de su crisis económica más dura- no había recibido una adecuada atención.

“Desde hace más tres años que no hay derrumbes totales (…). Logramos detener el deterioro rehabilitando los edificios que estaban en ‘estado regular’, reforzando y apuntalando para esperar mejores momentos de restauración”, explicó Rosales.

En las 14 manzanas que tiene el Malecón coexisten 77 edificios, construidos en su mayoría a principios del siglo pasado, cada cual con un estilo particular que van desde el eclecticismo, hasta el modernismo y el art déco tardío. Fuente Diario las Americas

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Next Post

Seis muertos en ataques de fuerzas del Gobierno en últimas horas en Nicaragua

dom Jun 24 , 2018
Una mujer murió hoy en la ciudad nicaragüense de Masaya de un disparo durante un ataque de las “fuerzas combinadas” del Gobierno, lo que elevó a seis las víctimas registradas en las últimas horas en el marco de la crisis nacional, informó hoy la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH). […]