Ante creciente violencia, mexicanos en la frontera eligen pedir asilo antes que votar

Mientras millones de mexicanos se dirigían a las urnas el domingo en la elección más grande en la historia del país, decenas de ciudadanos esperaban cruzar a Estados Unidos, huyendo de la violencia y sin esperanzas de que un nuevo gobierno pueda detenerla.

En las últimas semanas, familias que escapan de la extorsión, secuestro y homicidios, muchos provenientes de estados marcados por la criminalidad vinculada a cárteles de drogas, como Michoacán y Guerrero, se apiñaron en albergues en la ciudad fronteriza de Tijuana a la espera de cruzar a San Diego para pedir asilo.

“Estamos rebasados por la violencia y la prueba son todas estas personas que llegan a diario, incluso con sus hijos, a pedir asilo”, dijo José María García, director del albergue Juventud 2000 en Tijuana. “No quieren saber nada de México, mucho menos confían en que quien gane va a hacer algo por ellos”, agregó.

Durante la madrugada del domingo, mientras acampaba en la plaza contigua a la entrada del Puerto de Entrada de San Ysidro en Tijuana, Carmen Medina, una viuda de 26 años del estado de Zacatecas, en el centro de México, dijo que no tenía ningún interés en las elecciones del domingo.

“Apenas me salí con lo que traía puesto”, dijo Medina, con el rostro exhausto y su hija de tres años sentada a su lado en la acera. “Mi cabeza está con llegar allá”, dijo Medina, mirando hacia la frontera a unos cientos de metros de distancia. Una bandera de Estados unidos ondeaba un poco más lejos.

Medina relató que su esposo fue asesinado el año pasado en represalia por no pagar dinero de extorsión en su pequeña tienda de comestibles a criminales locales. La mujer dijo que un hombre apareció hace poco en su casa para pedir más.

También señaló que había escuchado que las autoridades de Estados Unidos estaban encarcelando a los solicitantes de asilo e, incluso, había separado a los padres de los niños, pero ella dijo que tenía que correr el riesgo.

Los votantes decidirán más de 3,000 cargos de elección popular, incluyendo al nuevo presidente de México, que asumirá su cargo en diciembre para gobernar los próximos seis años.

El desencanto generalizado con el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) debido a la creciente violencia, la corrupción incrustada y una magra expansión de la economía ha ayudado al izquierdista Andrés Manuel López Obrador a mantener su liderazgo, con promesas como reducir la corrupción y adoptar un enfoque diferente contra los cárteles de la droga.

Pero García, el director del albergue en la ciudad, dijo que si la actividad de este refugio sirve de referencia, el fenómeno de desplazamiento interno de mexicanos por violencia ha ido en aumento en semanas recientes, e incluso podría haber superado en número a la tradicional llegada de centroamericanos que buscan cruzar a Estados Unidos a través de Tijuana.

El año pasado fue reconocido como el más violento desde que se tenga registro, con casi 30,000 asesinatos, lo cual también ha salpicado el proceso electoral con 145 homicidios de políticos, muchos de ellos candidatos a un cargo de elección popular, de acuerdo con datos de la consultora Etellekt.

Los ataques a los políticos se intensificaron en las últimas dos semanas de campaña, con siete candidatos asesinados en los estados de Michoacán, Guerrero, Quintana Roo, Guanajuato y Oaxaca, según el mismo estudio.

“El reto de quien llegue a gobernar es mayúsculo (…) De los gobiernos que han venido en los últimos años no hemos visto un cambio sustancial”, dijo Rodolfo Olimpo, presidente del Consejo Estatal de Migración en Baja California. “La gente simplemente quiere salir corriendo”, añadió.

Una de estas personas es José, de 37 años, que el viernes esperaba sentado sobre una banqueta de cemento frente al Puerto de entrada de San Ysidro, que conecta Tijuana con San Diego, una oportunidad para pedir asilo para él y su familia.

José declinó dar su apellido por temores de que él o sus familiares pudieran ser perseguidos. Dijo que huyó de Chilapa, Guerrero, con su esposa y tres hijos, después de que fue amenazado de muerte cuando su pequeño de 11 años fue testigo de un homicidio hace un mes.

“Nosotros ya no tenemos esperanzas de que esto vaya a cambiar”, dijo José llorando. “No tenemos alternativa más que irnos porque esa gente tiene ojos en todos lados, incluso aquí no nos sentimos seguros”. Fuente Yahoo Noticias

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Next Post

Fuerzas tenebrosas siembran el terror y la muerte en Nicaragua, según obispo

dom Jul 1 , 2018
La violenta crisis sociopolítica que ha dejado cerca de 300 muertos en Nicaragua se debe a que se han “desatado fuerzas tenebrosas que siembran el terror y la muerte” en el país, dijo hoy el obispo nicaragüense La violenta crisis sociopolítica que ha dejado cerca de 300 muertos en Nicaragua […]