Yale o la trampa de la puerta mal cerrada

 

“Mis padres se urgen / han de amarse primero / confundirse un poco / fundar el sol o la llovizna / o lo que sea que se inventa en estos casos / para que nazca el emigrante”.

Gino Ginoris

Hoy quiero recomendarle ese libro que por fin nos salva, aunque sea mientras dure su lectura,  del maltrato al que a veces nos someten los poetas. Muchos lectores estamos hartos de la graforrea impresa en líneas partidas, a guisa de versos encabalgados, tan de moda en los tiempos de la llamada ¨democratización de las artes¨.

No nos engañemos. Las artes jamás podrán ser democráticas, como no lo son, por ejemplo, los vuelos al espacio o el precario acto de poner un huevo y cacarear, simultáneamente.
Por eso le propongo a usted comprar y leer el poemario Yale del cubano Gino Ginoris.
Enfatizo en el verbo comprar, porque se nos están agotando los buenos poetas y si nadie compra sus libros pronto no habrá quien los escriba.  
Le recomiendo Yale porque es el completamiento perfecto de la retórica de la diáspora: el emigrante – poeta que se (re)configura en un nuevo espacio y – acaso sin saberlo – , se encuentra latiendo en su nuevo locus. Esta es la nueva entrega de la editorial Bokeh, un libro con miles de puertas y algunas llaves: Yale, por la marca de cerraduras o por su significante, apegado a tantas generaciones de cubanos maltrechos por la historia contemporánea, hijos del éxodo y de la negación geográfica .
Yale es el mapa exacto del emigrante: miles de puertas inventadas,  de muros, y al final el lugar común de todas las miserias.
Gino Ginoris no olvidó nada en sus versos. Ni  la espera, ni el denuesto silencioso de los idos. Yale es un libro pétreo que se aferra a la memoria y que deja   la piel ajada,  detenida en el instante en que tocamos la puerta que quizás nunca debimos cerrar tras la partida.

Yale es la distancia, es el temor, es la angustia de la ausencia, es el frío y esa maldita humedad que comienza a perderse tras el adiós. Es un libro de certezas, crudo desde  el alma del poeta, que busca la restitución del  cosmos del eterno viajero.

Para adquirir el libro en Amazon, pinche AQUI. 

yalegg

 

Francisco Alemán de Las Casas

Entrada siguiente

Un hijo de Bin Laden se casa con la hija de un piloto suicida del 11-S

lun Ago 6 , 2018
Hamza bin Laden, hijo del antiguo líder de la red terrorista Al Qaeda Osama bin Laden, se ha casado con la hija de Mohamed Atta, uno de los suicidas que […]
blank