Una muerte en la guerra contra las drogas de Duterte resuena entre los filipinos que viven el extranjero

En una zona pobre ubicada en las cercanías de Manila, la capital filipina, el cuerpo de Allan Rafael yace en un ataúd blanco mientras los familiares consternados rememoran al hombre golpeado por el cáncer que murió en prisión después de que lo arrestaran a causa de la brutal guerra contra las drogas del presidente Rodrigo Duterte.

Sobre el féretro había fotografías de Rafael, un filipino que trabajaba en el extranjero, algunas tomadas cuando aún era empleado de cocina en el Medio Oriente, y una que donaron activistas que decía: “Justicia para Allan, alto a los asesinatos”.

El 2 de agosto, cuando la policía lo arrestó, Rafael, de 35 años, quien padecía linfoma, intentó explicar por qué se veía demacrado. No era por las drogas. Simplemente estaba muy enfermo después de haber recibido quimioterapia desde el año pasado, cuando regresó de Arabia Saudita para tratarse.

 ( El Nuevo Herald )

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Next Post

( 12 PM ) Resumen de Noticias de Radio Viva 24

dom Ago 26 , 2018
  Antes de su muerte el sábado, el senador John McCain solicitó especialmente a dos caras conocidas para que hicieran elogios en su funeral: los ex presidentes Barack Obama y George W. Bush. El republicano de Arizona, que murió a los 81 años después de una batalla contra el cáncer cerebral, […]