El movimiento español contra vientres de alquiler recibe apoyo internacional

Casi 90 organizaciones feministas de 17 países se han sumado al movimiento con el que la Red Estatal Contra el Alquiler de Vientres (Recav) pidió hoy a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y a los gobiernos de todo el mundo que prohíban la gestación subrogada.

En total, 89 organizaciones internacionales se sumaron a las 134 españolas que ya han exigido el fin de esta práctica que supone, en palabras de Recav, “una grave violación de los derechos humanos y la dignidad de las mujeres y los menores, una forma de explotación reproductiva de las mujeres y convierte a los recién nacidos en objeto de transacción contractual y comercial”.

En España la gestación subrogada, coloquialmente conocida como “vientres de alquiler”, está prohibida por ley, aunque las personas que desean un hijo por este método recurren a otros países donde sí es legal.

Según datos de asociaciones de familias que recurren a este método de reproducción, se calcula que entre 700 y 1.000 menores hijos de padres/madres españoles nacen al año así.

La gestación subrogada es una cuestión a debate, entre los que están a favor: familias homoparentales y colectivos LGTBI y los que la rechazan: organizaciones feministas y los obispos católicos, aunque por razones diferentes.

En pocos días se han adherido a la petición de Recav organizaciones de Francia, Argentina , Reino Unido, Suecia, México, Italia, Australia, Estados Unidos, India, Bélgica, Alemania, Holanda, Canadá, Tailandia, Camboya, Perú y República Dominicana.

( Yahoo Noticias )

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Next Post

La enfermera de Chávez alega persecución política para no ser extraditada

lun Sep 24 , 2018
Claudia Patricia Díaz Guillén, que fue enfermera del fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, se opuso hoy a ser extraditada con el argumento de que es objeto de una persecución política en su país, mientras que la Fiscalía española defendió que sea entregada, sin entrar en el fondo de los […]