Los amigos pensaron que había sufrido un ataque al corazón. Pero era una bala perdida

Era sábado por la noche y Yemil Arguelles estaba visitando la casa de un amigo para una fiesta de Navidad a corta distancia de donde vivía en Kendale Lakes.

De repente, comenzó a agarrarse el pecho. Al principio, dijo la policía, las personas que estaban en la fiesta pensaron que Arguelles tenía un ataque cardíaco, pero no lo era. Una bala le había entrado en el pecho y Arguelles murió poco después en el hospital al que fue llevado.

“La gente lo miró cuando se tocó el pecho”, dijo el detective Argemis Colomé, portavoz de la policía del Condado Miami-Dade. “Era un invitado más en la fiesta”. Rápidamente la policía determinó que Arguelles no fue baleado por nadie presente en la fiesta.

Se cree que la bala vino directamente del otro lado del lago que colinda con el patio rodeado de vegetación de la casa de dos pisos donde estaba Arguelles, de 40 años. Los residentes que viven del otro lado del lago dijeron que la policía estuvo en el área interrogando a los vecinos y tomando notas.

( El Nuevo Herald )

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=LaI-k34xnaA&w=560&h=315]

Entrada siguiente

Acusan a hombre de Pembroke Pines de distribuir diseños para fabricar bombas para extremistas islámicos

mar Dic 18 , 2018
Un hombre del sur de la Florida que colgó en la internet instrucciones para fabricar una bomba al tiempo que expresaba su apoyo al extremismo islámico, fue arrestado bajo cargos […]