Arroz con gusanos para el pueblo cubano

A Migdalia Rodríguez le sorprendió un leve cosquilleo en las yemas de los dedos mientras escogía el arroz que repartieron en su bodega a principios de febrero. Ella, que tiene dificultades para ver los objetos cercanos, imaginó que se trataba de algún gorgojo, unos pequeños coleópteros que resulta habitual encontrar en este cereal normado por la libreta de abastecimiento cubana.

Mientras separaba los granos en busca de piedras y pajas pudo palpar un hilo blanquecino, parecido a la telaraña, de donde emergieron tres o cuatro lombricillas que se arrastraron por todo el paño dispuesto sobre la mesa. Entonces, Migdalia, vecina del reparto Santa Catalina en Santa Clara, llamó a su hija, y a la señora de al lado, para corroborar que su vista no la engañaba. El arroz que le vendieron a ella y a otras tantas casas de la zona estaba comido y habitado por gusanos.

De acuerdo con la teoría científica, esta especie de insectos herbívoros se nombra Sitophilus Oryzae y resulta comúnmente conocida como gorgojo. La larva, que se alimenta del grano, aparece en su fase primaria en forma de pequeño gusano blanco y ovalado hasta que sufre una metamorfosis para convertirse en una verdadera plaga.

A pesar de las quejas de varios vecinos en la tienda correspondiente, no le cambiaron el producto, y las dependientas alegaron que “había venido así y que así tenían que venderlo, que aquello no era culpa suya”.

“Lo peor es que el arroz se compra a principios de mes y ese gusano, por más que lo trates de sacar, se va reproduciendo. Ahora mismo, está lleno de huevos blancos, está todo contaminado, así no hay quien se lo coma. Además, tiene muchos granos amarillos y punticos negros. La solución es comprar por la calle”, explicó la afectada.

A través de la libreta de abastecimiento se le vende a la población cinco libras de arroz y dos más adicionales por persona al precio total de 2.25 pesos. En una casa cubana se cocinan aproximadamente dos latas diarias solo para la comida de las tardes que equivalen a una libra, sin contar los comensales que habitan cada vivienda ni la cantidad ingerida por cada uno, a falta de otros productos alimentarios. Mientras, en las calles, los particulares expenden el cereal a cinco pesos y el estado los distribuye de forma liberada en los llamados “marcados comerciales” con mejor calidad, pero más caro que el normado por las bodegas.

Cubanet

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ZHIHa75ePKU&w=560&h=315]

Next Post

Felipe González: “Venezuela es una dictadura y al frente está un tirano”

Tue Feb 19 , 2019
El ex presidente del Gobierno español Felipe González insistió este martes en que hay una “dictadura” en Venezuela, y al frente está “un tirano” llamado Nicolás Maduro, que es “un necio”, añadió, y utiliza el poder “de manera destructiva”. El político socialista apoyó al líder opositor Juan Guaidó como presidente […]