Idolidia, la periodista que ha recorrido Cuba de costa a costa desde Miami

Nunca los radio oyentes y los cibernautas supieron por qué de pronto se quedaron sin espacios ciudadanos para contar su realidad, sus historias, hacer sus denuncias y hasta compartir las canciones que componían en sus improvisados estudios de grabación de Baire o La Habana.

 

En esta ocasión Radio Viva 24 tiene el honor de entrevistar a una cubana de pie a cabeza. Una mujer que desde los Estados Unidos ha logrado entrar en zonas intrincadas de Cuba y sacar la voz de los que son silenciados por el sistema Castro-comunista para que el mundo exterior escuche el llamado de socorro. Una profesional, -al decir de Leonardo Rodríguez Alonso, Coordinador del Instituto Patmos en Cuba-, a la que se deberá tener muy en cuenta cuando las historias de la Oposición Cubana y de Radio Martí se escriban una vez que los cubanos seamos libres.

Durante años Idolidia Darias ha sido la persona que ha estado disponible para los opositores del interior de la Isla, ha sido no solo la periodista oportuna, eficiente, capaz y la hacedora de las noticias de acontecimientos y denuncias importantes, si no también un punto de referencia y de confianza para quienes dentro de las entrañas del castrismo se enfrentan a sus fauces.

De su inexplicable despido de Radio Martí, así como de su desempeño en esta emisora de la que formó parte por poco más de una década, nos estará comentando en esta entrevista que con tanta gentileza nos ha concedido.

Radio Martí fue creada por la iniciativa y empuje del presidente Ronald Reagan y salió por primera vez al aire el 20 de mayo de 1985 con el objetivo primordial de establecer una emisora radial exclusivamente para Cuba.


Yoaxis Marcheco Suarez–  ¿Quién es Idolidia Darias?

Idolidia Darias Una cubana, hija de campesinos, que nació el mismo año que se apropiaron del poder un grupo de personas carentes de escrúpulos y sentido de la decencia.

YMS- O sea, nació en el año 1959, no conoció la Cuba pre castrista. ¿Fue por la necesidad de conocer un sistema diferente al castro comunista que se fue de Cuba?

ID- Me fui de Cuba en 2004 con mi hijo, mi esposo había llegado a Miami 3 años antes, y una mochila cargada de relatos y fotos de campesinos víctimas de uno de los peores experimentos de Castro. Ellos me habían contado su vida en el Escambray cuando los apresaron y llevaron a Pueblos Cautivos en Pinar del Río. Yo traía fija la idea de publicar un libro destacando ese capítulo cubano del que poco se conocía en la isla porque la dictadura en su empeño de borrar la verdadera memoria cubana e imponer otra había creado para su conveniencia una narrativa diferente.  Sabía que en Cuba nunca iba a publicar ese libro ni otro que desvelara la verdadera historia que el gobierno siempre ha tratado de sepultar y omitir. (Enlace a Escambray: La historia que el totalitarismo trató de sepultar y Escambray desplazados y pueblos cautivos”. https://lafronteratransparente.com/publicaciones/

Yo estudié Lengua y Literatura en el Instituto Superior Pedagógico de Santa Clara y trabajé por más de 15 años en el Escambray donde descubrí algo diferente a las reseñas, anécdotas y relatos de libros y las series televisivas donde no hablaban de la confrontación civil que hubo en esa zona cuando cientos de campesinos, casi todos muy jóvenes, se alzaron en armas contra el gobierno de corte comunista. Allí me relacioné con cubanos que como mi padre y mis hermanos nunca apoyaron la “revolución” y que tenían a casi toda su familia en los Pueblos Cautivos. Así que, lo que sí puedo decir es que salir de Cuba me permitió hablar con libertad sobre la trágica y verdadera historia de los campesinos del Escambray, víctimas de Castro.

YMS- ¿A qué se dedicó en los años que permaneció en Cuba?

ID- Entre otras cosas impartí clases por doce años a grupos de jóvenes y adolescentes con los que siempre mantuve una excelente relación porque los respetaba y comprendía, los tenía en cuenta como seres humanos y nunca los discriminé ni ofendí como hacían muchos colegas formados en el mismo sistema que me formé yo, pero que no traían como base una formación de respeto al derecho ajeno.

YMS- ¿Qué significa el poblado de Manicaragua en su vida?

ID- Manicaragua fue un lugar muy importante en mi vida. Allí comencé a hacer periodismo independiente y me animé a participar en un concurso de Bibliotecas Independientes en el que gané un premio por una reseña titulada “La lista del Escambray”

Mis primeras crónicas salieron por Radio Martí. En aquellos años tener un teléfono era un lujo y nos íbamos hasta la casa de un opositor que nos permitía recibir las llamadas desde Radio Martí para que nos grabaran nuestras denuncias.

YMS- Entonces la relación con Martí viene desde que vivía en Cuba.

ID– Sí, por supuesto. En la Emisora Julio Machado fue quien me propuso que leyera las reseñas, las crónicas y luego de grabarlas se las pasaba a Rolando Cartaya que tenía un programa titulado “Sin censores ni censura“.

YMS- Dicho como lo dice pareciera que fue fácil. ¿Cómo reaccionó el castrismo ante el auge del periodismo independiente en aquellos años a los que se refiere?

ID- No fue nada fácil. En esa etapa el ‘gobierno’ criticaba mucho a la disidencia en el sentido de que trataba de minimizar a los periodistas independientes diciéndoles que no tenían formación ninguna, algo que no era cierto. Pero, en la Primavera Negra de 2003 encarcelaron a decenas de comunicadores. Fueron años sin Internet y con pocos teléfonos que además interferían a menudo en los que mucha gente cogió miedo porque hubo condenas de hasta 20 y 30 años de cárcel y muchas crueldades con los prisioneros y sus familias.

Como yo podía hacerlo y sabía bien cómo hacerlo comencé a realizar pequeños talleres en Manicaragua para que mis compatriotas pudieran hacer denuncias por la emisora. Todos estábamos conscientes que en cualquier momento nos podían arrestar, pero había que denunciar y lo hicimos a pesar de las amenazas y la vigilancia, todo esto hasta que en 2004 salí de la Isla.

YMS- ¿Fue entonces cuando comenzó a trabajar en Martínoticias?

ID– Comencé en Martínoticias en 2008. Me llamó Julio Machado para que fuera a una entrevista con el director de noticias porque necesitaban a alguien para el trabajo con Cuba, llamar, hacer entrevistas, reportajes, y dar curso a las denuncias y opiniones desde la Isla. Creé una extensa lista de contactos con los que habitualmente me comunicaba y recogía sus denuncias para incluirlas en los noticieros y programas. Imagínate, para mí fue un honor ser colega de Rolando Cartaya y Armando de Armas. Así estuve por varios años hasta que hicieron la ampliación y fortalecimiento de la página web y Humberto Castelló decidió que pasara a trabajar en el departamento de Internet.

YMS- ¿Qué significado tuvo el trabajo periodístico en los años que trabajó en Radio Martí?

ID– Hablar casi a diario con personas de todos los estratos, tratar de comprender sus puntos de vista, entender sus miedos, sus angustias e incluso en determinados momentos escuchar al otro lado del teléfono a los represores insultando y golpeando a mujeres fue muy duro.  Pero me quedaba por dentro la tranquilidad de saber que si bien no pude evitarlo desde mi silla en un buró sí pude sacarlo a la luz pública para que la gente escuchara las barbaridades del régimen. 

YMS- ¿Esa contínua comunicación es por la que Idolidia Darias es tan conocida por la Oposición Interna en la Isla

ID– No lo sé y te juro que esa pregunta nunca me la he hecho. 

YMS- Pareciera que estar al tanto de los activistas dentro de Cuba no es solo por cumplir con el trabajo, sino como una especie de pasión.

ID- Yo he tenido como línea principal en mi vida hacer el trabajo que me asignen lo mejor que pueda y así fue siempre en la emisora. Cuando fui profesora en Cuba los padres de algunos alumnos iban a verme a casa por alguna razón de sus hijos y los atendía. En el trabajo en la emisora fue igual desde que llegué.

YMS- Hablemos de un tema crucial en su trabajo: ¿Por qué las redes sociales?

ID- Porque ellas me han permitido conocer cada rincón de Cuba y comunicarme e intercambiar con la gente en tiempo real. Y porque un periodista no puede quedarse en la edad de piedra. Era, y es inadmisible que el mundo se maneje a través de las tecnologías y que haya algún periodista que se quede atado a la forma de hacer periodismo de hace veinte años atrás.

Mira, en mis inicios en Radio Martí la comunicación telefónica era desde teléfonos fijos de la emisora a algunas casas en la isla, por tanto cuando ellos llamaban para reportar arrestos o algún incidente tenía que ser directo al teléfono base. Nadie llamaba al teléfono privado de un periodista para avisar de algo.

Luego llegaron los teléfonos celulares que permitían, y permiten, recibir y hacer llamadas en cualquier parte donde uno se encuentre, más tarde apareció twitter que facilita desde un teléfono celular básico poner a los ojos de todos cualquier realidad. Como te dije antes, un periodista no se puede dar el lujo de quedarse detrás en las formas de captar realidades y ver donde hay noticias y donde se está violando algún derecho ciudadano.

YMS- ¿Fue Twitter la red social que abrió a los cubanos la posibilidad de comunicarse de forma independiente con el mundo exterior?

ID- Sin lugar a dudas fue Twitter. Cuando la gente empezó a hacerse de celulares y a descubrir que esta red social les permitía comunicarse con el mundo desde cualquier parte cambió también la dinámica de comunicación con la emisora. Yo me iba a casa y a cada rato revisaba las redes de los que ya en Cuba tenían cuentas y si me percataba de algo que estuviera pasando avisaba a la emisora cuando era algo urgente.

YMS- Vuelvo a una pregunta que le hice hace un rato, no es solo trabajo, ¿es pasión?

ID- Un periodista no tiene horarios porque la noticia no duerme como tampoco duermen las injusticias de los regímenes malvados y totalitarios. Saber que pasaba algo grave y quedarme tranquila porque no era mi horario de trabajo nunca estuvo entre mis opciones. 

YMS- Hablemos de un incidente que marcó la vida de muchos opositores dentro y fuera de Cuba, la muerte del activista Juan Wilfredo Soto García en el año 2011 después de haber recibido una brutal golpiza de manos de policías uniformados. ¿Qué papel jugó su sagacidad periodística cuando ocurrió esta fatalidad?

ID- Yo diría que más que sagacidad fue observación constante del acontecer en las redes sociales. Cuando hablo con una persona porque la voy a entrevistar o a recoger sus opiniones para un reportaje o un programa de radio, o para escribir una historia para Internet, suelo hacerle una entrevista para saber por qué debo estar pendiente de esa persona en el futuro y hasta dónde puede ser eficiente a la hora de narrar un hecho, analizar un problema o denunciar una situación. Suelo hacerle una caracterización o perfil, aunque no lo tenga delante, se lo debo a los años de docencia en que a cada alumno le hacía una caracterización para saber por dónde debía ir a la hora de conducirlo en el análisis.

Por eso que te acabo de explicar cuando el pastor bautista Mario Félix Lleonart reportó en twitter el incidente con Juan Wilfredo, inmediatamente llamé a su celular para obtener el testimonio porque estaba muy al tanto de sus publicaciones desde Cuba en las redes sociales.

YMS- ¿Recuerda algún otro evento en el que su labor fue determinante para sacar la denuncia fuera del ostracismo de la Isla?

ID- El evento más terrible fue acompañar desde el teléfono todos los días a Reyna Luisa la madre de Zapata Tamayo cuando salía de los lugares donde agonizaba su hijo y me daba un reporte de lo que había observado.  También fui la primera persona que logré que Radio Martí pudiera sacar en vivo un acto de repudio a las Damas de Blanco en la Plaza de la Revolución, luego vinieron otros momentos en los que mientras estaba hablando con una Dama la golpeaban y le quitaban el teléfono de las manos y el represor me ofendía y me decía las palabrotas que ellos suelen decir. 

Hubo ocasiones en que me llamaron a mi casa por la madrugada para pedirme que estuviera atenta sobre algún incidente grave de golpizas a opositores.  Y nunca olvido el día del juicio a Carromero en Bayamo que logré mantenerme constantemente en comunicación con Rosa María Payá y sus dos hermanos de pie frente a un grupo de militares que no los dejaron entrar al tribunal donde se efectuaba aquella farsa judicial. Yo creí que era importante estar prestos por si de pronto los reprimían poder captar en tiempo real el incidente.

YMS- Trabajó en Martínoticias por varios años, por lo que me resultaría interesante su opinión respecto a si considera que Radio y Televisión Martí continúan siendo plataformas informativas útiles para los cubanos de dentro de la Isla.

ID- Pienso que la radio y las redes sociales son plataformas informativas útiles para Cuba, pero no creo en la televisión de la forma que la están haciendo.  

YMS- ¿Conoce datos concretos que avalen que la programación de Martínoticias, televisión y radio, es vista y escuchada por la audiencia cubana del interior?

ID- No tengo datos concretos, pero sí sé que la radio se escucha mucho más en las zonas rurales en las que desde luego hay menos acceso a Internet y teléfonos celulares.

YMS- ¿Qué dificultades ha presentado Martínoticias para ganar audiencia? ¿Qué considera debería ser mejorado, cambiado, eliminado o implementado para mejorar la calidad de la programación y su contenido, así como ampliar la presencia de Radio y TV Martí dentro de Cuba? 

ID- La primera pregunta no puedo responderla porque nunca indagué sobre ese tema, ni con los directivos de la emisora ni con las personas en Cuba. Hay pólizas que yo respeto aun cuando ya no trabaje en el lugar, por eso en la segunda pregunta debo decirte que con relación a lo que yo creo necesario para mejorar la calidad de la programación y ampliar la presencia en la isla prefiero no hacerlo público sin antes haberlos discutido in situ con las personas que tienen en sus manos la responsabilidad de dirigir el lugar y diseñar estrategias.

YMS- ¿Por qué siendo una profesional tan querida y reconocida por la Oposición Interna, con tantos contactos dentro de la Isla, la despidieron?

ID- No lo sé.  En esa etapa el que decidía los nombres de las personas seleccionadas para salir de allí y los nombres de las que entraban era Tomás Regalado, Padre. Supongo que en reuniones y con los jefes de departamento. Habría que averiguarlo con ellos porque lo único que me dijo una voz al otro lado del teléfono desde Washington fue que no necesitaban más mis servicios y que esa decisión no se debía a problemas de trabajo. Luego vino lo de entregarme una carta que en definitiva decía lo mismo que me anunció la voz y escoltarme fuera del recinto, como han hecho con todos los demás despedidos después de octubre de 2019. Pero, quiero agregarle a tu pregunta sobre el respeto y reconocimiento en la isla hacia mí, algo que considero es muy importante, y es el cariño respeto y consideración de muchos colegas dentro de la emisora. A ellos les debo mucho también en el sentido profesional. 

YMS- Muchos opositores tanto dentro como fuera de Cuba han lamentado su ausencia de Martí y la de otros profesionales de la noticia que hacían un trabajo encomiable. ¿Cree que a muchos de sus compañeros de oficio, también despedidos, se les debería reintegrar a la plantilla de los Martí? ¿Considera que usted debería ser reincorporada?

ID- De creer y volver solo puedo decir que hay mucha gente buena y digna moviendo los resortes para que se haga la luz en ese lugar y se imponga la verdad. Serán los nuevos jefes los que decidirán sobre reincorporar o sacar de allí a contratados y eso aplica tanto para mi caso como para el de los demás colegas. Cada vez que cambian al director de ese lugar los contratados nos convertimos en piezas de un juego de ajedrez que mueven según los planes y proyectos del director elegido, el cual llega, quita, pone o mueve y no da explicaciones. Claro, tampoco podemos pedírselas porque desde el punto de vista legal y laboral no hay canales para hacerlo. Así que con esa explicación respondo tu pregunta de si yo debería ser reincorporada.

YMS- ¿Volvería en caso de que la llamaran?  

ID– Con relación a si acepto volver en caso de que me llamen quiero hacer un recuento breve primero. Cuando empecé a trabajar en ese lugar le prometí a tres personas que me entrevistaron dar lo mejor de mí por Cuba y por la causa de la libertad de la isla. Los tres saben que cumplí con lo prometido, Norma Miranda vive para contarlo; Julio Machado y Jorge Rodríguez ya no están entre nosotros físicamente. Espero que se imponga la verdad y se reparen los daños y errores que han afectado en este último año a más de una decena de colegas, tanto contratados como empleados federales. Yo me niego a creer que en este país, paradigma de la democracia, los derechos y las libertades, haya personas que en nombre de la libertad de Cuba tomen decisiones a imagen y semejanza de los regímenes despóticos y que el gobierno federal dentro del que cometieron las fechorías no les pida cuentas.

En Cuba, luego de presiones en el trabajo por mis ideas políticas y por empezar a reportar para Radio Martí, mi vida cambió bruscamente en el sentido de que pasé a ser una especie de figura “pública” para los inconformes y los que disentían, pero tenían miedo y callaban. Enfrenté muchas presiones por no cantar al mismo tono de los dirigentes comunistas. Me fui del país tras sufrir sobre mi persona y familia todo el peso de un régimen tiránico, déspota y corrupto. Vine buscando justicia, respeto a los derechos laborales y sociales al país paradigma de ellos, por eso me niego a aceptar que algunas personas abusen de sus cargos en una dependencia del gobierno federal y pongan máculas en un lugar destinado a hacer periodismo.

Alguien en ese lugar cuando estaban conformando una lista de los que iban a despedir alegó que no apostaba por mí porque yo tenía una agenda con Cuba. Es gracioso después de todo, yo fui a trabajar a ese lugar precisamente para Cuba y por Cuba.

YMS- Si le pidiera que me dijera en una sola frase qué significa para usted el periodismo, ¿qué me diría?

ID- Decir la verdad cueste lo que cueste sin dejar de educar al individuo para que no pierda el rumbo en el camino de la democracia.  

YMS- Y en una sola frase, ¿qué significa Martínoticias en el plano personal?

ID- Una gran escuela profesional. Para mí haber tenido a Elena Rodríguez e Isabel Espronceda como supervisoras ha sido un gran privilegio, como mismo fue André Méndes cuando estuvo de director del lugar.  Es un hombre muy talentoso y sé que no soy la única que lo quisiera de nuevo trabajando en USAGM como uno de los principales directivos. Si ahora mismo se presentara la posibilidad de comunicarme con el director Michael Pack, que no sé por qué no acaban de aprobarlo, no dudaría en decirle que lo tenga junto a él y escuche sus opiniones sobre el tema Cuba. Sin ser cubano es la persona que mejor ha entendido nuestra realidad. 

YMS- Y por último, ¿qué le diría Idolidia a sus seguidores y amigos de dentro de Cuba, cuál es su mensaje para ellos?

ID- Cuando me despidieron de Martí yo había creado una red privada con más de doscientos cubanos en diferentes puntos de la isla. Para hablar de esa red y lo que vino después en Cuba en las Redes, que así se llamó el segmento, tengo que volver a mencionar a André Méndes al que yo le expuse mi proyecto y enseguida se entusiasmó muchísimo y lo aprobó. Un mes después él tuvo que salir, pero yo le había prometido que lo haría y empecé mi empuje. En mayo salió la primera parte.

A través de las redes sociales o por mensajes directos los cubanos desde la isla me enviaban información, fotos y   alertas de situaciones que ocurrían contra ellos o sus vecinos. También reporteros ciudadanos me compartían sus audiovisuales. Comencé con dos segmentos que se ponían, uno por la tarde en la radio y el otro un reportaje diario en el noticiero de las 11 de la noche que repetían a las seis de la mañana.  Algunos de esos reportajes se incluyeron en la página digital.

Cuando llevaba un mes haciéndolo empecé a recibir mensajes directos de jóvenes en Santiago de Cuba, Baire, Baracoa, Sancti Espíritus, Trinidad, Santa Clara, Matanzas, La Habana. Me sorprendió porque todos estaban por debajo de los 35 años y me pedían que los tuviera en cuenta en mis reportajes. Empecé a hacerlo y los vecinos y amigos lo escuchaban por la noche y la madrugada en la radio. Varios de esos jóvenes me pedían que se los mandara por Messenger para ellos descargarlos y compartirlos por Zhapia entre sus amigos.

Hice un mapa detallado con el impacto en la isla y marqué los lugares desde donde nos escuchaban y desde donde yo recibía aportes, todo a través de las redes sociales y sin pagarle un centavo a nadie, ni que ellos me pidieran dinero para reportar. El mapa lo puse en manos de dos directores de departamentos para que tuvieran evidencias de que a la isla se puede llegar con noticias, y otras variantes informativas y se puede obtener información sin necesidad de satélites, ni programas de televisión grabados en estudios aquí en Miami. Nunca supe de la opinión de los directivos.

De la forma que lo hice no gasté millones de dólares. Ahí al alcance de todos están las aplicaciones y vías rápidas para penetrar con el mensaje que queramos por la radio y por internet hasta los lugares más insospechados.

En el caso de la radio se benefician los que no tienen dinero para comprar teléfonos celulares ni conectarse a un punto Wi Fi y en el otro caso se benefician los que sí pueden acceder a Internet desde sus dispositivos o se las arreglan para pagar accesos a las conexiones clandestinas que no solo abundan en la capital.

A inicios de noviembre de 2018 finalmente logré que me aprobaran un programa de media hora semanal –Cuba en las Redes– donde hacía el resumen de la semana e incluía entrevistas, segmentos de tecnología y denuncias enfocadas en las violaciones por parte de ETECSA-MININT a la privacidad de las cuentas electrónicas de los cubanos que desde la isla usan Internet, que está en manos del gobierno.  El programa solo salió al aire hasta la primera semana de enero.

Yo tenía otros planes de avanzar, pero inexplicablemente me despidieron. 

Nunca los radio oyentes y los cibernautas supieron por qué de pronto se quedaron sin espacios ciudadanos para contar su realidad, sus historias, hacer sus denuncias y hasta compartir las canciones que componían en sus improvisados estudios de grabación de Baire o La Habana.

Tú dirás que la última pregunta de tu entrevista tiene la respuesta más larga, pero es que fue necesaria la explicación anterior para que sepan porqué en los meses siguientes a mi despido tuve que seguir haciendo por mi cuenta algunos segmentos sobre el acontecer de Cuba en las Redes, pero esta vez en mi canal de YouTube y en mi blog. Para mí fue muy difícil dejar a tantas personas “colgadas” y sin ninguna explicación. Muchos de ellos continuaron enviándome fotos, informes, videos, denuncias por sus canales privados y mientras pude los canalicé por mis redes y mi blog.

Luego empezaron a llegarme informes desde Honduras, Costa Rica, México, Guyana, de personas que andaban por esas vías escapando de la isla y querían que yo les hiciera conexión con Martí para denunciar los casos. También desde la isla me pedían que de Martí los llamaran para hacer denuncias y ya tuve que empezar a decirles que yo no trabajaba en ese lugar.

Ahora mismo el mensaje que puedo tener para ellos es que no dejen de exponer la realidad, que sigan aprovechando las posibilidades que ofrecen las redes sociales, que no pierdan la esperanza y que luchen por rescatar los espacios de libertad que el gobierno de los Estados Unidos creó para ellos en Radio Martí.

YMS- Gracias Idolidia por el tiempo para esta entrevista, y por todo tu trabajo.

La autora junto a su entrevistada en la Torre de la Libertad de Miami.

 

Entrada siguiente

Renuncia ministro de Defensa de Colombia acosado por críticas a política de seguridad

jue Nov 7 , 2019
  El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, presentó su renuncia este miércoles (06.11.2019) tras desvelarse que al menos ocho menores murieron en un bombardeo militar contra un campamento […]
blank