La terrorífica historia de las hormigas caníbales atrapadas en un búnker nuclear

 

¿Cómo es posible sobrevivir en un viejo búnker de armas nucleares, atrapado, sin comida y con cientos de bocas hambrientas a tu alrededor?, según publica ABC.es.

 

Eso es lo que se preguntaban los científicos que encontraron una colonia de hormigas rojas europeas de la madera (Formica polyctena) en una base nuclear subterránea en Polonia en 2010.

El complejo fue abandonado a su suerte, lo que convirtió a sus dos habitaciones en lugares de descanso para los murciélagos en invierno.

De hecho, el objetivo original de los científicos era monitorizar a estos mamíferos voladores, si bien la enorme cantidad de estos insectos en el lugar en los diferentes años que se acercaron al búnker abandonado les llamaron tanto la atención que intentaron encontrar la respuesta a lo que allí estaba ocurriendo.

La sorpresa fue que el número de hormigas se mantenía pese a que estaban atrapadas.

En 2013 los investigadores contabilizaron un millón de obreras vivas, aunque a su alrededor había varios millones más muertas.

Sin embargo, ni rastro de larvas o machos, lo que indicaba que no se estaban reproduciendo.

Entrada siguiente

Presentan en Washington "La intervención de Cuba en Venezuela: una ocupación estratégica con implicaciones globales", libro de la Maria Werlau

jue Nov 7 , 2019
El Representante Permanente de Venezuela a la Organización de Estados Americanos OEA, Embajador Gustavo Tarre, y el Representante Permanente de Estados Unidos a la Organización de Estados Americanos, Embajador Carlos Trujillo, […]