¿Dónde está Evo Morales? o “El muerto oscuro de Twitter”

La confusión y el caos reinan en Bolivia luego de la renuncia a la presidencia de Evo Morales. Hasta el momento, Morales es una suerte de fantasma al que se invoca únicamente mediante la red social Twitter.

Nadie sabe dónde está, ni a dónde irá. Sus aliados le mandan mensajes por esa vía, como quien se comunica con un ser querido difunto mediante un vaso con agua.

Evo se queja, se queja y se queja, también mediante Twitter, igual que un muerto oscuro de difícil evolución espiritual, .

Entre la población boliviana y los medios de comunicación corren toda clase de rumores. El peor de todos señala que Evo, asesorado por la mafia castrista cubana, estaría participando de una estrategia dilatoria para presentarse en las inmientes elecciones presidenciales.

No se trata de un asunto menor,  porque Morales presentó su dimisión horas después de que la OEA informara que su auditoría había detectado diversas irregularidades en el escrutinio de las elecciones del pasado 20 de octubre.

Tras el reporte de la OEA, Morales anunció la convocatoria de nuevas elecciones, pero  los opositores siguieron insistiendo en su renuncia.

La idea de nuevas elecciones con Morales como candidato a la presidencia tampoco le parecieron buena idea a los militares, que “sugirieron” el domingo  la renuncia del mandatario indígena. Entonces, luego de un corto y lacrimógeno discurso, Evo desaparece, custodiado por un séquito de “hermanos cubanos”.

Morales aseguró que la policía tenía una orden detención “ilegal” en su contra y dejo entrever que aun así no se iría de Bolivia.

Poco después, el  entonces jefe de la Policía, Yuri Calderón, dijo  en una entrevista telefónica con un canal de televisión que no existía orden de detención contra el presidente saliente, Evo Morales.

Este queso huele a rancio, claro que sí.

Hasta el momento, el único país que ha confirmado haber ofrecido asilo político a Morales es México, pero hay indicios que sugieren que el destino de Morales será un país europeo, desde donde tendría la casi certeza de gozar  de su patrimonio, que ha crecido casi 225 % durante su presidencia.

Mientras Evo aparece, tendremos que contentarnos con el llanto suyo y de sus aliados en Twitter. Esta misa espiritual parece que será larga, pero los mediums del cordón se notan fatigados: Dilma, Diaz Canel, Pablo Iglesias, Lula, Cristina y los otros  tres o cuatro cuatreros que se sumen a la apoteosis de Twitter.

Uno de ellos tendrá que prenderle la última vela al difunto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Francisco Alemán de Las Casas

Next Post

Vacío de poder y pugna por la sucesión tras renuncia de Evo Morales en Bolivia

Mon Nov 11 , 2019
  La renuncia de Evo Morales a la presidencia dejó este lunes un vacío de poder en Bolivia que debe resolver en lo inmediato el Senado, luego de tres semanas de disturbios desencadenados por cuestionadas elecciones en las que el primer mandatario indígena del país buscaba un nuevo mandato, según […]