Nancy Alfaya: “Soy perseguida y acosada por la policía política por amar y defender la libertad y por no estar de acuerdo con un sistema totalitario.”

Converso con Nancy Alfaya, una corredora maratónica  por la defensa de los Derechos Humanos en Cuba. Nancy inicia la conversación hablando de su esposo, ‎Jorge Olivera‎  Castillo, quien es: “escritor, poeta, periodista y artista…”. Habla de él porque además de ser su esposo es su compañero de carrera y rememora que: “En marzo de 2003, fuerzas de la policía política allanaron nuestros hogares como parte de la ola represiva ocurrida entre el 18 y el 20 de marzo, arrestando de manera arbitraria e injusta a 75 opositores, activistas y periodistas independientes. Mi esposo fue sancionado a 18 años de privación de libertad y enviado a la prisión de Guantánamo, a más de 900 km de nuestro lugar de residencia.”

Fue entonces, estando Jorge tras las rejas, que Nancy decidió convertirse en su voz y como ella dice: “Mi decisión fue luchar por su libertad, denunciar todas las violaciones e injusticias a que era sometido por el régimen cubano. Este también fue el sentir de todas las esposas, madres, hermanas e hijos de los familiares arrestados. De ahí nace el movimiento de las Damas de Blanco.”

Años después de aquella Negra Primavera del 2003, Nancy Alfaya sigue en su activismo a favor de los Derechos Humanos. De sus sabores y sinsabores y de la dureza de una lucha que se extiende en el tiempo, nos habla con la serenidad que la caracteriza, sostenida por la fortaleza de su fe y las convicciones en sus ideas.

Yoaxis Marcheco: ¿A qué se ha dedicado desde la liberación de su esposo?

Nancy Alfaya:  Desde la liberación de Jorge, Dios puso en mi corazón hacer algo por las mujeres y las familias de mi comunidad y fundé el Ministerio cristiano “Mujer No Dejes Tu Lugar”, inclusivo para que las mujeres pudieran empoderarse en todas las áreas de sus vidas, valores, derechos y sueños. Posteriormente comencé a trabajar en la organización de la sociedad civil conocida como, Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR) en comunidades y asentamientos, territorios desfavorecidos y marginados. Esta organización tiene un capítulo de mujeres del cual soy coordinadora, la “Red de Mujeres Por La Igualdad”.

YM- ¿Qué es esta Red?

NA- Es un espacio de encuentro, formación y capacitación creado con el objetivo de que las mujeres fortalezcan su capacidad de análisis y de conocimientos en el tema de violencia de género, derechos de la mujer, desigualdad, discriminación y empoderamiento femenino. También es una respuesta social y política para situaciones que las afectan individual y colectivamente. Luchamos por la igualdad de género y contra todo tipo de violencia hacia las mujeres, con un enfoque diferencial hacia las mujeres afrodescendientes. Nuestra organización también es parte de la campaña #UnidasPorNuestrosDerechos que se desarrolla bajo la sombrilla de la Alianza Cubana por la Inclusión (ACI) y la Red Femenina de Cuba (RFC) dirigida a erradicar la violencia política contra las mujeres. También soy promotora cultural del Club de Escritores de Artistas de Cuba (CEAC) y del proyecto Puente a La Vista.

YM- Situándonos en otro tema, logró viajar al exterior de Cuba junto a su esposo…

NA- En el año 2016, mi esposo fue elegido por la Universidad de Harvard a participar en el programa Scholars at Risk, y posteriormente fue admitido en la Universidad de Brown en el programa conocido como, International Writers Project. La estancia, en ambos centros universitarios fue un regalo de Dios. Regresamos a Cuba en julio del 2018.

YM- ¿Por qué regresaron?

NA- Cuba es nuestro país y aunque muchos no lo entiendan, nosotros sabemos cuál es el propósito que tenemos que cumplir en esta tierra. Reencontrarme con los seres que amo, mi familia, amigos, hermanos de lucha y fe, fue una gran bendición. Nosotros comenzamos la lucha por la libertad de nuestro país hace más de dos décadas y no vamos a dejarla a mitad de camino. Todo tiene un principio y un final y tenemos fe que estamos llegando al final de la meta. Cuando sabes lo que quieres y cuál es tu lugar, nada, ni nadie te hace cambiar de rumbo.

YM- ¿Ha vuelto a tener invitaciones para viajar?

NA- Sí, fui invitada el día 7 de noviembre de 2018 por la “Red Defensora de los Asuntos de la Mujer” (REDAMU) que radica en la ciudad de Lima, Perú, para recibir un taller de capacitación para empoderar a mujeres cubanas en la temática de los derechos de la mujer e igualdad de género.

YM- ¿Pudo asistir?

El día 7 de noviembre de 2018 me impidieron abordar el vuelo con destino a Lima, un oficial de emigración me informó que tenía una prohibición de salida. Ese día supe que estaba en proceso de investigación, –regulada-. Desde esa fecha hasta la actualidad he presentado quejas a la “Oficina de Atención a la Ciudadanía del Ministerio del Interior”, a la “Junta Directiva Nacional de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos”, a la “Dirección de Identificación, Inmigración y Extranjería del Ministerio del Interior”.  No he recibido ninguna respuesta de la medida que coarta mi derecho a la libertad de movimiento.

YM- Un día en la vida de Nancy Alfaya.

NA- Puedo decir que a pesar de la constante represión y el acoso sistemático al que soy sometida por parte de la policía política me siento una mujer bendecida, libre, en paz, agradecida a Dios todos los días por ser lo que soy y por hacer lo que hago. También por poder ejercer el mayor de los derechos que debe disfrutar la humanidad, el derecho a la libertad, un legado dado por Dios que vive en el corazón de cada ser humano, nosotros decidimos ser libres o esclavos. Por eso mi día a día no lo deciden las circunstancias, aunque quisiera que fueran otras. Las autoridades humanas, los regímenes totalitarios que restringen y violan nuestros derechos fundamentales, nunca podrán arrebatar la libertad que fue arraigada en el alma por el Creador. Vivo en paz en medio de la tormenta, porque sé que estoy haciendo lo correcto. Mi fortaleza viene de Dios.

YM- Hablemos de su activismo. ¿Es preocupante la situación de las mujeres en Cuba?

NA- Es preocupante la situación actual de las mujeres cubanas, los feminicidios se han incrementado, a pesar de que el gobierno reconoció por primera vez este fenómeno presentado en la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el marco de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL). Podemos decir que, hasta la fecha, no hay políticas públicas o medidas preventivas con las cuales afrontar el problema, tampoco existen datos actualizados sobre feminicidio publicados de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI). A esto podemos añadirle que en el código penal no existe una ley que tipifique la violencia de género y se reconozca la violencia política que se ejerce por parte del régimen contra mujeres activistas y opositoras pacíficas defensoras de los derechos humanos, ejemplo de esto son las Damas de Blanco que cada semana son reprimidas y arrestadas. A esta ola de represión y hostigamiento contra mujeres activistas podemos seguir sumando que en el mes de septiembre del presente año, varias organizaciones de la sociedad civil, pertenecientes a la Alianza Cubana por la Inclusión (ACI) y la Red Femenina de Cuba, (RFC) cuando decidimos llevar a cabo la campaña  #UnidasPorNuestrosDerechos, dirigida a erradicar la violencia política en contra de las mujeres, fuimos víctimas de una serie de acciones represivas.

YM- ¿Y con respecto a las personas de la raza negra?

NA- En cuanto a las personas de la raza negra podemos decir que a pesar de que el régimen cubano  en mayo de 1961 eliminó los “prejuicios raciales” donde todos los ciudadanos cubanos podían gozar de los mismos derechos en la educación, la salud, el acceso a los lugares públicos y el trabajo, en la actualidad no hay grandes logros, ni suficientes oportunidades para los afrodescendientes cubanos, los mismos se encuentran subrepresentados en el mercado emergente de la economía donde se perciben mejores salarios.  Lo hemos podido demostrar en investigaciones y desde nuestro trabajo en las comunidades y asentamientos donde el 90 % de la población es de la raza negra y viven en precarias condiciones. En estos territorios están presentes, desventajas sociales, desigualdades y la feminización de la pobreza.

YM- ¿Qué propone como activista que defiende a mujeres y a personas de la raza negra?

NA- Proponemos políticas públicas que se conviertan en acciones concretas para favorecer a estos sectores. Proponemos realizar incidencias para presentarlas nacional e internacionalmente con el fin de garantizar políticas de Estado a favor de la igualdad de género, con un enfoque diferencial hacia la mujer afrodescendiente. Hacer talleres educativos sobre estas temáticas:  Derechos de la mujer, Violencia de género, Emprendimiento para pequeños negocios, Identidad y valores.

YM- ¿Es perseguida en Cuba?

NA- Soy perseguida y acosada por la policía política por amar y defender la libertad, disentir, por ser activista y defensora de los derechos de la mujer, por decir la verdad y por no estar de acuerdo con un sistema totalitario. En Cuba esto se considera un delito con muy negativas consecuencias: acosos, arrestos, secuestros, multas, desapariciones forzosas, de las cuales he sido víctima.

YM- ¿Cuántas veces la han detenido en los últimos meses?

NA- He sido arrestada de forma arbitraria e injusta seis veces en la vía pública entre los meses de agosto y noviembre.

YM- ¿Qué le hacen cuando la detienen?

NA- El agente de la seguridad del Estado, después de detenerme, sin una causa que justifique tal medida, me pide el carnet de identidad y el móvil. Luego soy conducida en una patrulla por cuatro policías a una estación policial. Al llegar a la unidad soy retenida por horas. En una ocasión estuve 27 horas, siendo interrogada, amenazada y multada.

YM- ¿Vale la pena enfrentar todas esas dificultades aun cuando la mayoría del pueblo cubano no se decide a unirse a su lucha?

NA- Creo que vale la pena, a pesar de la indiferencia e inercia de la mayoría de los cubanos. La fe y la esperanza es algo a lo que no podemos renunciar. Dios dice que cada mañana el traerá nuevas misericordias, oportunidades y esa es mi esperanza. Hay un despertar de las críticas y los cuestionamientos frente a las necesidades que no son resueltas por el Estado. Las redes sociales se han convertido en una excelente herramienta para canalizar el descontento. Es un buen comienzo y los agentes de cambio no pueden perder su enfoque. La sociedad y todos los que luchamos por los derechos civiles debemos unir fuerzas para alcanzar el país que soñamos.

YM- Es una mujer de un optimismo prodigioso.

NA- Muchas personas me llaman guerrera de la fe, y creo que ese optimismo crece en medio del desaliento, el desánimo y la desesperanza. La mente es nuestro mayor aliado, o nuestro mayor enemigo, decidimos cuales son nuestros pensamientos, y cada día decido tener una mente positiva, de fe, optimista, mirando nuestra realidad, no como algo absoluto, reconociendo que en todas las batallas están las adversidades, las contradicciones, el desánimo, los traidores. Esas oposiciones son necesarias, porque nos hacen más fuerte, y en su tiempo se convertirán en brechas de oportunidades, para alcanzar nuestro propósito.

YM- Se necesita paciencia.

NA- La paciencia es otra arma espiritual que necesitamos en estas luchas para llegar al final. Dice el libro de Eclesiastés que: todo tiene su tiempo y todo tiene su hora debajo del sol. Todo es cuestión de tiempo, un día basta para que nazca el sol de justicia y libertad en nuestra bella Cuba, con esa mentalidad me levanto cada día hasta que me sorprenda, porque sé que ese día está por llegar.

YM- ¿Qué mensaje tiene para ese pueblo indeciso?

NA- Escoger el camino de la verdad que tiene consecuencias, pero también nos hace crecer como personas con calidad humana, con paz, amor y dignidad.  Ejercer la libertad de conciencia traerá esperanza para todos los cubanos.

YM- ¿Y a sus perseguidores?

NA- Primero que no tengo odio en mi corazón, que siempre opto por el amor, que la Justicia de los hombres puede fallar, pero la que viene del Altísimo NO.  Que doy gracias a Dios por expresar lo que siento, tengo la conciencia tranquila porque sé que estoy haciendo el bien. El tiempo dirá quién tiene la razón.

Nancy-Alfaya-Mara
Nancy Alfaya junto a Mara Teckach, encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en La Habana.

Una entrevista de Yoaxis Marcheco Suárez a Nancy Alfaya.

Entrada siguiente

Cristina Fernández dice que juicio en que declarará el lunes busca difamarla

lun Dic 2 , 2019
La ex presidenta de Argentina Cristina Fernández (2007-2015), que el próximo 10 de diciembre tomará posesión como vicepresidenta, aseveró este domingo que el juicio en el que tiene que declarar […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: