Las remesas a cubanos en la Isla hacen una diferencia sustancial

Tener familiares residentes en el extranjero sigue marcando una diferencia sustancial hoy en Cuba, entre quienes reciben remesas y quienes no las reciben, para escapar de la asfixiante situación económica, según publica el Diario las Américas.

“Además de suponer un alivio a la economía doméstica de la familia, las remesas han aportado capital a aquellos cubanos que decidieron pasar al sector privado”, dijo el ingeniero Orestes Martínez, quien junto a su hermano administra una fregadora de autos.

Pero, junto con el aumento de la emigración, también han contribuido “al ahondamiento de la desigualdad social” generada, principalmente, por los experimentos económicos del Partido Comunista, dijo María Eugenia Estrada, especialista en Recursos Humanos.

 

 

“No se puede creer que las remesas sean tabla de salvación para todos los cubanos, porque la realidad golpea en la cara”, cuestionó Estrada y mencionó el aumento alarmante de mendigos y personas en situación de miseria que, evidentemente, no reciben ayuda de ningún familiar en el exterior.

“Viajar al extranjero sin la exigencia de un permiso de salida no supuso que todos los cubanos pudiéramos costearnos un billete”.

Una vista de los taxis en las calles de La Habana, Cuba, el 11 junio de 2019

“Como tampoco fue garantía de que todas las familias tuviesen a uno de sus miembros radicado en el extranjero y velando por la manutención de todos”, apuntó Gabriel Alejandro Román, un joven de 30 años promotor de espectáculos nocturnos en locales privados.

El envío de remesas a Cuba aumentó durante la Administración de Barack Obama, que levantó restricciones en ese sentido impuestas por el Gobierno de George W. Bush.

Desde Estados Unidos sale la mayor parte del dinero y artículos que envían familiares a cubanos en la Isla.

Un hombre sale de una oficina de la Western Union en La Habana
Foto: AP, Franklin Reyes

La consultora The Havana Consulting Group linestimó que las remesas que llegan a la Isla superan los 3.500 millones de dólares anuales.

Sin embargo, un informe más reciente de esta misma plataforma indicó que en 2018 las remesas llegaron a unos 6.600 millones de dólares.

“Esos son números bien serios que, a ninguno de nosotros, ‘los sin remesas’, nos tocan”, declaró Luis Cárdenas Lugo, trabajador jubilado de una antigua fábrica de conservas en la localidad del Cerro.

Pese a las diferencias entre quienes la reciben y quienes nunca se han beneficiado de ellas, las divisas que arriban a Cuba por concepto de remesas generan empleos en el sector privado, sostienen un espacio significativo en el mercado informal y alivian a muchas familias.

Cuando exiliados cubanos convocan el llamado “Parón”, con el objetivo supuesto de hacer colapsar al régimen cubano, y llaman a dejar de enviar a partir del 1 de enero del año próximo remesas y recargas a las cuentas de celulares de familiares en la Isla, muchos cubanos de la Isla permanecen ignorantes del tema o escépticos.

Entrada siguiente

Francia multa con millonaria suma a Google por permitir publicidad engañosa

vie Dic 20 , 2019
La Autoridad de la Competencia de Francia considera en su fallo que las condiciones que Google impone a los anunciantes no son objetivas ni transparentes y las califica de “discriminatorias”, […]
blank

A %d blogueros les gusta esto: