Putin y Erdogan se reparten el mapa de Oriente Medio

Como nuevos jugadores de peso en el convulso tablero de Oriente Medio, Rusia y Turquía hacen todo lo posible para que sus intereses no terminen enfrentándoles, según publica la Vanguardia.

Aunque en Siria y en Libia se han alineado en bandos opuestos, Moscú y Ankara quieren preservar una alianza que van forjando en medio de fuertes tensiones pero que les compensa en una esfera global.

Una delegación turca ha visitado esta semana la capital rusa.

Se suponía que las conversaciones iban a ser un trámite más, pero según el diario Védomosti se han alargado tres días debido a las complicaciones para acoplarse en los dos escenarios bélicos.

El equipo turco, encabezado por el viceministro de Exteriores Sedat Önal, y el ruso, que ha dirigido su homólogo Mijaíl Bogdánov, han intentado alcanzar un compromiso que satisfaga a ambos.

Desde que en septiembre del 2015 el Kremlin diera apoyo aéreo al Gobierno de Damasco,

Rusia se ha ido convirtiendo en el principal hacedor en la guerra civil de Siria.

Ha sido clave para que el régimen de Bashar el Asad recuperarse el control de casi todo el país.

Entrada siguiente

Tribunal argentino revoca condena a expresidente Menem

vie Dic 27 , 2019
El máximo tribunal penal de Argentina revocó el viernes las condenas a prisión que pesaban sobre el expresidente Carlos Menem y el exministro de Economía, Domingo Cavallo, por la venta […]