Macron contra el “Islam político”, en plena campaña electoral

El plan del presidente francés Emanuel Macron apunta a evitar la influencia extranjera en la organización del Islam en Francia, publica RFI.

Para ello, se prohibirá la entrada de los llamados “imanes en misión”, es decir, personas que llegan de otros países para dirigir la oración colectiva en las mezquitas francesas.

Los mensajes que predican no están siendo controlados y las autoridades francesas temen que tengan un contenido político que puedan desembocar en la radicalización.

La mayoría de estos 300 imanes en misión son enviados desde Turquía y Argelia y muchos no dominan el idioma francés.

En su discurso en la ciudad de Mulhouse desde donde anunció sus medidas, el mandatario liberal citó algunos ejemplos de los síntomas de la radicalización que se observa, a veces, en los barrios populares.

“En una república, es inaceptable que alguien rechace darle la mano a una mujer por ser mujer. Y es inaceptable que alguien rechace ser atendido por un médico mujer”, dijo Macron.

También se pondrá fin a la acogida de imanes que cantan salmos y son recibidos cada año durante el periodo del Ramadán.

“El separatismo islamista es incompatible con la libertad y la igualdad, incompatible con la indivisibilidad de la República y la necesaria unidad de la nación”, afirmó el jefe de Estado francés durante su visita a un barrio popular en la ciudad de Mulhouse, una de las en las que la radicalización islamista puede echar raíces.

Macron visitó uno de los barrios donde su gobierno ha desarrolado un plan de “reconquista republicana” y que consiste en el despliegue de maestros y policías.

Entrada siguiente

Londres anuncia el fin de la "mano de obra barata europea" con el nuevo sistema de inmigración

mié Feb 19 , 2020
Reino Unido dará prioridad al acceso de trabajadores altamente cualificados de todo el mundo en un nuevo sistema de inmigración basado en puntos, dijo el martes el Gobierno, exponiendo sus […]