Mejores estrategias contra virus: rastrear, aislar, informar

 

Singapur, una pequeña ciudad-estado de menos de seis millones de habitantes, registró uno de los primero y mayores focos de coronavirus a principios de febrero, antes de su rápida e inexorable expansión por todo el mundo, publica AP.

En cuestión de semanas, el número de casos de COVID-19, la enfermedad provocada por el contagioso virus, en el país se vio superado por el repunte vertiginoso en Corea del Sur, en varios países europeos y en Estados Unidos.

Algunas estrategias han resultado ser más efectivas que otras para la contención de la pandemia: esfuerzos proactivos para rastrear y aislar a los infectados; acceso a una atención médica básica y asequible, y mensajes claros y tranquilizadores de los líderes.

En esta imagen, tomada el 16 de marzo de 2020, un hombre toma la temperatura a una visitante antes de entrar a la Plaza Asia Tower en Singapur. (AP Foto/Ee Ming Toh)

La experiencia del este de Asia con el brote de síndrome respiratorio agudo grave (SARS) de 2003, que también surgió en China, ha ayudado.

Dado que la tasa de pruebas varía ampliamente, es difícil saberlo con certeza.

Pero con el número de contagios en todo el mundo acercándose a los 200.000, Singapur parece ser uno de los pocos lugares que cumplen todos estos requisitos, aunque los recientes repuntes de nuevos casos muestran que cualquier desliz puede tener graves consecuencias.

El primer caso en Singapur, confirmado el 23 de enero, fue un hombre de 66 años de Wuhan, la ciudad del centro de China donde se detectó el brote por primera vez a finales de diciembre.

A mediados de febrero, el número de pacientes que se recuperaron en la ciudad-estado era superior al de nuevos contagios.

Esto cambió a principios de marzo, con 47 casos vinculados a una cena celebrada el 15 de febrero.

Hasta el miércoles, Singapur tenía 266 casos confirmados y ningún deceso por el COVID-19

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: