Una compra fallida de test retrasa los análisis masivos en España

 

Los test de la compra tienen una sensibilidad muy baja que no permite detectar si una persona está contagiada, publica RFI.

Madrid ha tenido que devolver la partida de 58.000 y dicha compra fallida retrasa por tanto el uso masivo de los test que preconiza la Organización Mundial de la Salud para detectar a la mayor cantidad posible de infectados para aislarlos y detener las cadenas de transmisión.

Los test rápidos funcionan como una prueba de embarazo que indica si la muestra es positiva, negativa o inválida en unos 15 minutos.

Los comprados en dicha partida, según ha reconocido el Instituto de Salud Carlos III, tienen una sensibilidad del 30%, cuando debería superar el 80%. 

La empresa que fabricó los tests es Shenzhen Bioeasy Biotechnology y, según explicó la embajada china en España, no estaba entre los proveedores recomendados por el país asiático para la compra de material sanitario.

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la región de Madrid, ha dicho que el Ministerio de Sanidad suministró a la comunidad 9.450 pruebas para detectar el contagio de coronavirus “sin validar”, un material que dio 70% de falsos negativos tras ser comprobado en laboratorio y “en el campo de batalla”.

Este hecho provocó una gran polémica que se trasladó al Congreso de los Diputados, donde el ministro de Sanidad, Salvador Illa, escuchó los reproches de parte de la oposición por lo que calificaron de “gestión chapucera” y de sembrar la “desconfianza” de la población en el sistema en unos momentos muy duros.

Según explicó el gobierno, España adquirió una partida a un proveedor nacional, que los importaba de China y cuyo producto cuenta  con homologación europea.

Esto significa que se puede comercializar y comprar en el espacio comunitario.

Ante las críticas de la oposición por lo ocurrido,  el Ejecutivo español recordó que el mercado internacional de estos productos está siendo muy agresivo, con todos los países intentando comprar materiales que escasean.

Y en condiciones duras. Se han de pagar al contado y en muchas ocasiones no hay fecha de entrega clara.

Esta partida es independiente de la acordada entre el Gobierno de España y China de 5,5 millones de test que serán entregados partir de este fin de semana.

Entrada siguiente

La adolescente francesa muerta de Covid-19 no sufría patologías previas

vie Mar 27 , 2020
La muerte de una adolescente de 16 años, Julie A., víctima del Covid-19, ha creado inquietud en Francia porque demuestra que los jóvenes no están a salvo de desarrollar formas graves […]