En libertad condicional la pastora Adya Expósito Leyva

En la mañana de este sábado el Coordinador del Instituto Patmos, el rev. Mario Lleonart, realizó una llamada telefónica a Guantánamo donde corroboró la libertad otorgada, por fin, a la pastora Adya Expósito Leyva, con quien pudo sostener la primera llamada telefónica y dar juntos gracias a Dios. La pastora Adya Expósito Leyva permanecía en la Prisión de Mujeres de Guantánamo desde el 16 de abril de 2019. La razón por la que fue llevada a prisión fue por negarse, junto a su esposo Ramón Rigal Rodríguez, a enviar a sus hijos Ruth y Joel a la escuela para evitar el daño de la epidemia totalitaria que afecta a Cuba por más de 60 años y que manipula el sistema educativo para abusar ideológicamente de todos los niños cubanos. A su regreso a casa se encuentra que no solo sus niños, sino la totalidad de los niños cubanos y de buena parte del mundo se encuentran todos en caso ante la amenaza del Covid-19, otra pandemia, pero de carácter biológico.

La familia Rigal Expósito junto a otra familia de pastores que tenía la intención de educar y enseñar a sus hijos desde casa y que fueron amenazados con ir también a prisión.

Adya y su esposo Ramón, son los representantes en Cuba del Ministerio “Fe Abundante Internacional”, precisamente uno de los cargos empleados en contra de su esposo fue el de “Asociación Ilícita” aludiendo a su liderazgo en esa iglesia no registrada legalmente. Rigal, luego de haber servido como pastor en ‘La Iglesia de Dios en Cristo’, denominación de tradición de Fe Menonita, adscrita legalmente en el Registro de Asociaciones, siendo en aquel momento presidente de la obra el Pastor Rubén Yasser, radicado en el municipio de Baracoa, provincia de Guantánamo; por presiones de la Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista, fue rechazado, y a partir de entonces pasó a servir como pastor de “Fe abundante Internacional”, con reconocimiento y apoyo de la sede principal de dicho Ministerio en Nicaragua, donde sí se encuentra registrada legalmente, con personería jurídica otorgada según el Decreto 6172 de la Asamblea Nacional nicaragüense; pero sin igual posibilidad de reconocimiento legal en Cuba.

El pastor cumple la sanción de dos años de privación de libertad a la que fue sentenciado el 22 de abril por el Tribunal Municipal Popular de Guantánamo (TMPG) que el 13 de junio ratificó la sanción, sin realizar vista de apelación, sino limitándose a estudiar las actuaciones, haciendo oído sordo a la solidaridad internacional por este caso que incluye declaraciones, denuncias y otros gestos de la Comisiόn de USA para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF), Home School Legal Defense Association (HSLDA), de Outreach Aid to the Americas (Alcance de Ayuda a las Américas), Global Liberty Alliance, Global Outreach, Solidaridad Cristiana Mundial (CSW), Freedom House, Civil Right Defenders, Center for a Free Cuba, Archivo Cuba, Prisoners Defenders, la Fundación Nacional Cubano Americana, de la Asociación de Juristas Evangélicos de Brasil (Anajure), e incluso de una resolución conjunta el 23 de mayo de los senadores Mike Braun de Indiana, Marco Rubio de la Florida, Ted Cruz de Texas y Tom Cotton de Arkansas; así como de organizaciones cubanas tales como la Liga  Evangélica de Cuba (publicó una declaración en favor de los pastores el 1 de mayo de 2019), El Foro por los Derechos y Libertades, Estado de Sats, el Centro de Derechos Humanos, el propio Instituto Patmos, la plataforma ciudadana Cuba Decide, y la UNPACU cuyo Coordinador General José Daniel Ferrer, y otros activos líderes se encuentran también prisioneros desde el 1 de octubre.

Protesta frente a la Embajada Cubana en Washington DC de la Home School Legal Defense Association (HSLDA), pidiendo la libertad para los esposos Rigal Expósito. Foto cortesía de Instituto Patmos.

Tal vez uno de los gestos de mayor solidaridad que recibieran los pastores fue el del laico católico Roberto de Jesús Quiñones Haces, muy activo junto a su esposa Ana Rosa, en las pastorales Familiar y Penitenciaria de la diócesis Guantánamo-Baracoa. El también abogado y periodista independiente Roberto de Jesús intentó hacer acto de presencia en el sórdido juicio sumario que se llevó a cabo contra los pastores en el Tribunal Municipal de Guantánamo el 22 de abril de 2019. Esta acción solidaria de Roberto de Jesús que ofrecía un gran ejemplo para el resto de los creyentes cubanos al mostrar solidaridad con el perseguido sin importar afiliación religiosa, fue atacada con el mayor rigor posible por parte del régimen a modo de escarmiento para ocasionar temor en otras voces que pudieran levantarse. El joven periodista Yoe Suárez, también creyente evangélico, quien se atrevió a realizar un riesgoso viaje desde La Habana hasta Guantánamo para investigar estas historias también fue apresado, confiscado el teléfono en el cual había grabado entrevistas y deportado de la ciudad de Guantánamo.      

La pastora Adya había sido condenada por el supuesto delito de “Otros Actos Contrarios al Normal Desarrollo del Menor”, previsto y sancionado en el artículo 315.3 del Código Penal. En el caso del pastor la sanción de un año de privación de libertad es por el mismo supuesto delito, más el otro año de igual condena por el supuesto delito de Asociación Ilícita, previsto y sancionado en el artículo 208.2 del Código Penal, pues las autoridades argumentan que el Ministerio “Fe Abundante Internacional” que Rigal representa no está reconocido legalmente, quedando expuesto el propio régimen, que es quien no lo reconoce, como flagrante violador de las libertades religiosas.

El Rev. Lleonart quien hoy tuvo la primera conversación con Adya Expósito para darle la bienvenida a la libertad, había levantado la voz por los pastores ante todo tipo de instituciones y personalidades, aprovechando incluso encuentros con el Presidente de USA, y con el secretario de Estado, para denunciar la crueldad del régimen en Cuba contra este matrimonio pastoral a través de lo cual enviaban un mensaje de fuerza y terror a todos los creyentes cubanos quienes como ellos decidieran no enviar a sus hijos a la escuela, buscando por supuesto alternativas válidas para educarles, como habían hecho los pastores Rigal.

Coordinadores del Instituto Patmos en USA protestando por los Rigal junto a Michael P. Donnelly, Senior Counsel. Director of Global Outreach, HSLDA, ante la Embajada de la dictadura en Washington DC. Foto cortesía de Instituto Patmos.

Esperamos ahora la liberación del pastor Ramón Rigal, de Roberto de Jesús Quiñones Haces, de José Daniel Ferrer y demás prisioneros de la Unpacu, y por extensión de todos los prisioneros políticos y de conciencia cubanos. Ante la extensión de la pandemia del Covid-19 muchos estados toman decisiones humanitarias de liberación de presos que no constituyen peligro para la sociedad, pero que corren enormes riesgos dentro de las prisiones. Es hora para una amnistía también en Cuba para miles de presos que no constituyen peligro alguno para la sociedad cubana, y que por supuesto incluya a los más de 120 prisioneros políticos y/o de conciencia.

Related posts

One Thought to “En libertad condicional la pastora Adya Expósito Leyva”

  1. Demetrio

    Sabemos y hemos sufrido en carne propia, toda violación a los derecho de Realizar nuestra fe Religiosa, y estamos pronunciando total desacuerdo con el gobierno castro canel y reclamamos cese la persecución religiosa en CUBA.
    Apóstol: Demetrio
    ..presidente de iglesia misionera en Cuba.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: