Rosneft se va de Venezuela, dejando a Maduro sin un importante aliado ruso

Rosneft, uno de los más importantes aliados económicos del régimen de Caracas, dijo el sábado que decidió salir de Venezuela y vender sus activos al gobierno ruso, en una decisión vista como una maniobra de la petrolera para dejar atrás las sanciones de Estados Unidos y el riesgo político generado por su relación con el gobernante Nicolás Maduro, publica el Nuevo Herald.

La compañía, que es controlada por el gobierno ruso pero que pertenece en un 50 por ciento a inversionistas privados, dijo en un comunicado que había decidido vender la totalidad de sus activos venezolanos a una empresa controlada en un 100 por ciento al gobierno de Moscú.

La decisión pondría fin a la participación de Rosneft en cinco empresas filiales de Petróleos de Venezuela (PDVSA): Petromonagas, Petroperija, Boqueron, Petromiranda y Petrovictoria, además de sus compañías de servicios, comercializadoras y sus empresas de corretaje.

La decisión se produce en medio de las crecientes presiones de Washington para llevar a Rosneft a dejar de brindar alivio financiero al atribulado régimen venezolano.

La compañía rusa llevaba meses ayudando a Maduro a esquivar las sanciones de Washington a PDVSA, vendiendo crudo venezolano en los mercados como su fuese suyo.

Esas maniobras de la petrolera rusa llevó a la administración del presidente Donald Trump a sancionar a dos de sus compañías filiales este año.

“Siendo una compañía pública internacional, tomamos una decisión que estaba en el interés de nuestros accionistas”, dijo el portavoz de Rosneft, Mikhail Leontyev, a la agencia de noticias Interfax “Ahora nosotros tenemos el derecho de esperar que los reguladores estadounidenses cumplan con la promesa que han hecho públicamente”.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: