El crucero Zaandam llegará el jueves al sur de la Florida. Los pasajeros enfermos irán a hospitales de Broward

En momentos en que los barcos cruceros llenos de problemas Zaandam y Rotterdam se dirigen a Port Everglades, los más de 1,200 pasajeros a bordo todavía no saben que les va pasar cuando lleguen a tierra el jueves, publica el Nuevo Herald.

 

El miércoles, la línea de cruceros Holland America, que pertenece a Carnival Corporation, dijo en una declaración que la compañía todavía estaba esperando la autorización de las autoridades locales.

Por lo menos nueve personas a bordo de las naves están enfermas con COVID-19, la enfermedad altamente infecciosa que provoca el coronavirus, y ya han muerto cuatro.

Los dos barcos tienen programado atracar en Port Everglades el jueves a la 1 p.m. y a la 1:30 p.m.

A cargo de la llegada de los barcos estará un “Comando Unificado”, una serie de agencias integrada por la dirección de Port Everglades, el Servicio Guardacostas, la policía del Condado Broward, el Departamento de Protección de Fronteras y Aduanas y el Departamento de Salud de la Florida.

Ellen Kennedy, portavoz del puerto, no respondió las solicitudes que se le hicieron el miércoles para conocer cuál era el estatus de la decisión del grupo.

Después de una reunión de cinco horas el martes, los comisionados de Broward rechazaron el plan de Carnival Corporation para el arribo de los barcos, y argumentaron que le faltaban detalles específicos.

El gobernador Ron DeSantis dijo el miércoles que le permitiría atracar a los barcos, un cambio con respecto a su posición del lunes.

Image

Según el plan de la compañía que se anunció el miércoles, se le piensa dar máscaras a todos los pasajeros que no muestran tener síntomas de COVID-19, y luego trasladarlos a aeropuertos para tomar vuelos charter y comerciales.

Unas 45 personas que están enfermas serán atendidas en los barcos, y otras 10 que se encuentran en estado crítico se llevarán a hospitales del área.

Erik Elvejord, portavoz de Holland America Line, dijo que la tripulación permanecería en el buque.

El Departamento de Salud de Broward le confirmó al Miami Herald que los pacientes “críticamente enfermos” se trasladarán al sistema de hospitales.

En una conferencia de prensa que tuvo lugar el miércoles, DeSantis dijo que está dispuesto a aceptar a cualquier floridano a bordo, pero que el estado aún está tratando de solucionar qué decisión toma con los extranjeros, con el fin de no agotar los recursos del sur de la Florida, el epicentro del estado de casos de COVID-19.

El martes, DeSantis dijo que no quería que ninguno de los pasajeros se bajara en la Florida.

Zaandam y Rotterdam

Hablando con Fox News Wednesday, DeSantis dijo que cambió de opinión tras saber que había ciudadanos norteamericanos y residentes de la Florida a bordo de los barcos.

DeSantis dijo que habló con el presidente Donald Trump el miércoles por la mañana, quien le expresó que “le gustaría ver una solución”.

Trump sopesó la situación el miércoles por la noche, y estuvo de acuerdo en aceptar que estados como la Florida “tienen suficientes problemas en estos momentos”, pero las personas están enfermas en los barcos y necesitan ayuda.

Trump agregó que el gobierno federal enviará “equipos médicos” a los barcos para ayudar con los pasajeros enfermos.

El primer mandatario señaló que hay muchas personas de Canadá y el Reino Unido en los barcos.

Los pasajeros y la tripulación de ambos barcos describen una situación desesperada.

Una mujer de Sarasota, Glorida Weed, de 70 años, que está a bordo del Zaandam, tiene fiebre desde hace más de una semana, y su esposo, Bill, de 75 años, ya no puede tragar, le dijo al Herald el martes.

Una pareja del centro de la Florida que está en el Rotterdam, Laura y Juan Gabaroni Huergo, ambos de 48 años, no han podido respirar aire fresco, ya que llevan varios días encerrados en su camarote.

El Zaandam, que pertenece a Carnival Corp. Holland America Line, partió de Buenos Aires, Argentina, el pasado 7 de marzo, un día antes que el Departamento de Estado y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) le advirtieran a toda la población que evitara viajar en cruceros.

El barco tenía programado terminar el viaje en Chile el 21 de marzo, pero Chile no permitió que desembarcara nadie a bordo, de modo que el barco zarpó rumbo norte.

Dos días después, un pasajero murió, seguido por dos más el jueves y otro el viernes. Dos de las muertes se debieron al COVID-19, confirmó Carnival Corp.

Antes de pasar por el Canal de Panamá, cientos de pasajeros del Zaandam fueron trasladados al Rotterdam, con el fin de evitar una mayor propagación del virus.

El Rotterdam lleva 808 pasajeros y una tripulación de 583, y el Zaandam lleva 442 pasajeros y una tripulación de 603 personas. Entre los dos barcos, 311 pasajeros son ciudadanos norteamericanos, de ellos, 52 residentes de la Florida, dijo la compañía.

Durante la travesía, 97 pasajeros y 136 tripulantes han mostrado tener síntomas de gripe, dijo la compañía.

Coral Princess

DeSantis eludió hablar de un tercer barco que se dirige a la Florida, el Coral Princess, que se espera llegue a Port Everglades el sábado con casos de síntomas de gripe a bordo.

Los 1,024 pasajeros estaban confinados en sus camarotes hasta el martes.

El barco ha estado navegando hacia la Florida desde que Argentina solo permitió que en Buenos Aires solo desembarcaran ciudadanos argentinos el 19 de marzo.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: