Portugal se encierra por Semana Santa

Portugal endurece el confinamiento suave vigente hasta ahora para tratar de mantener bajo control la epidemia que, con un total de 209 muertes, tiene un impacto muy inferior al español, incluso en la zona más afectada, la región Norte, publica la Vanguardia.

En Semana Santa, del jueves 9 al lunes 13, estará prohibido salir del municipio de residencia habitual, salvo para los que tengan que ir a trabajar, mientras durante esos días se cerrarán los aeropuertos para los pasajeros, según acordó ayer el Gobierno e informó el primer ministro, el socialista António Costa.

El agravamiento de las medidas coincide con la prórroga quincenal decretada ayer por el presidente de la República, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, del estado de emergencia, que es una versión más intensa del estado de alarma español.

Marcelo Rebelo de Sousa

En una abdicación al menos parcial de su legendario optimismo, Costa llevaba días avisando de que Portugal se halla en una fase crítica, en especial con la vista puesta en la Semana Santa.

Hace dos semanas Costa rehusó utilizar en su plenitud los poderes especiales que, pese a sus reservas, le había concedido el presidente Rebelo con el estado de emergencia.

La orden de confinamiento total sólo se aplicó a los enfermos y a las personas en cuarentena, así como, de manera más moderada, a la población de riesgo, como los mayores y quienes sufren patologías susceptibles de agravarse con el coronavirus.

Al resto de la ciudadanía se le recomendó estar en casa, si bien puede desplazarse para trabajar, comprar y cuidar a sus familiares.

Entre las 0 horas del Jueves Santo y las 24 horas del Lunes de Pascua esos movimientos sólo podrán realizarse dentro del municipio de residencia, para evitar el éxodo.

Ahora surge la duda de qué se puede hacer para que no se produzca en los días previos.

Al margen del régimen especial para la Semana Santa, el Gobierno prohíbe las reuniones de más de cinco personas y anuncia que va a haber una lista de países de origen desde los que será obligatorio pasar una consulta médica para entrar en Portugal.

Según las estadísticas de la dirección general de Salud se han detectado 560 “casos importados” y España aparece como el principal foco de irradiación, con 147.

Además, Costa informó de un plan para reducir la población reclusa, mediante indultos, perdones parciales y libertades condicionales, del que quedarán al margen “los crímenes más horrendos”.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: