La ausencia de Daniel Ortega durante la contingencia genera incertidumbre entre nicaragüenses

El silencio del presidente Daniel Ortega ante la pandemia de coronavirus contrasta con la angustia que viven los nicaragüenses,publica News Week.mx.

Mientras el número de personas con COVID-19 aumenta en el mundo, el mandatario permanece ausente de la vida pública y su gobierno, que reporta apenas seis contagios, mantiene las actividades públicas.

La última vez que se vio a Ortega públicamente fue en una reunión por teleconferencia de los gobernantes del Sistema de Integración Centroamericana (CICA) el 12 de marzo, hace 25 días.

Pero desde el 21 de febrero el presidente de Nicaragua no participa en eventos masivos.

Ha sido Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa del mandatario, quien dirige telefónicamente los mensajes relacionados con la pandemia y este domingo anunció el sexto contagio en el territorio y el primer deceso.

Ortega faltó incluso al homenaje del diputado sandinista Jacinto Suárez –con quien incluso compartió la cárcel–, que se realizó el 2 y 3 de abril.

Esto, pese a que una primera versión del programa del evento contemplaba que diera un discurso y entregara una medalla, de acuerdo con el medio El Confidencial.

Desaparecidos Ortega, Rosario Murillo y toda su familia del homenaje a Jacinto Suárez.

Están cuarenteneados en alguna isla privada o es algo más grave.

Ortega ni siquiera mandó un audio para despedir a su amigo, escribió en Twitter la exguerrillera sandinista Dora María Téllez.

El alejamiento del mandatario de 73 años en medio de esta crisis ha desatado suposiciones de una enfermedad, autoconfinamiento e incluso la muerte, pero ninguna autoridad del país ha confirmado algo al respecto.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: