Coronavirus: Una Jerusalén confinada se enfrenta al desafío de las fiestas religiosas

 

La calma de la ciudad antigua es estremecedora: sus callejuelas habitualmente abarrotadas están hoy desiertas, publica RFI.

Las tiendas, salvo algún comercio de alimentos, están cerradas.

Y, algo extrañísimo para un mes de abril, los peregrinos se han esfumado.

Pésaj 2020: qué significa y cuál es la tradición de la Pascua Judía
Foto:MSN

La Pascua judía, que empieza esta tarde, así que las celebraciones de Semana Santa, atraen a decenas de miles de personas que vienen a rezar a los lugares santos. La pandemia del coronavirus ha cambiado el paisaje.

En el aeropuerto de Tel Aviv sólo aterriza un puñado de aviones por día y solamente los israelíes, los palestinos y los residentes extranjeros están autorizados a entrar.

Los turistas, este año, no son bienvenidos.

Los habitantes locales también se enfrentan a restricciones y tienen que repensar cómo vivir sus tradiciones en este periodo de fiestas.

Los ciudadanos están confinados desde mitades de marzo, y esta semana el primer ministro anunció medidas mas estrictas.

Aunque los desplazamientos no esenciales ya se habían prohibido, se han reforzado las reglas hasta el viernes 10 de abril con la multiplicación de los controles de policía y con la instauración de un toque de queda desde este miércoles hasta el jueves por la mañana, cuando empiezan las fiestas judías.

Nadie puede encontrarse a más de 100 metros de su domicilio.

El gobierno quiere de esta manera evitar cualquier desplazamiento, ya sea para rezar en Jerusalén o para festejar en familia.

“Cuando se trata de su salud y de sus vidas, ciudadanos de Israel, no puede haber ningún atajo”, dijo Benjamin Netanyahu al justificar la firmeza de sus medidas.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: