Jerusalén vive su primera Semana Santa sin peregrinos

 

Jerusalén vive una Semana Santa sin peregrinos, publica RFI.

 

 Arrancó el Domingo de Ramos -o Domingo de Palmas- con la cancelación de la tradicional procesión que baja del Monte de los Olivos y entra en la ciudad vieja.

El coronavirus ha vaciado las calles de la ciudad en unos días muy importantes para la Pascua de los cristianos, católicos como ortodoxos, y de los judíos.

En la Vía Dolorosa, el camino con las estaciones que marca el recorrido de Jesús hasta la cruz, sólo un pequeño grupo de franciscanos realiza el vía crucis.

 

Estos frailes se dirigen a la puerta del Santo Sepulcro, el lugar en el que según la tradición se encuentra la tumba de Jesús, y rezan a sus puertas.

El templo está cerrado desde hace dos semanas para cumplir con las normas impuestas por Israel para combatir la pandemia.

Las puertas están cerradas, pero la vida sigue dentro de la iglesia más importante para el cristianismo: “Dentro del Santo Sepulcro vive nuestra comunidad que son diez frailes, por lo cual el Santo Sepulcro no ha cambiado de ritmo. Los frailes siguen haciendo la procesión cotidiana, siguen celebrando todos los días, desde las tres y media de la mañana hasta las ocho y cuarto, todas las misas”, explica Fray Aquilino Castillo.

Aquilino asegura que esta situación no es nueva para ellos y recuerda lo ocurrido con la peste en 1800: “Murieron unos 2.600 frailes por la peste. En Egipto, todos los frailes murieron. Sabemos que estos movimientos cíclicos son continuos en Tierra Santa. Viene el boom de peregrinos, y de pronto pasa algo”.

Frailes realizan el vía crucis por la Vía Dolorosa, este 10 de abril de 2020 en Jerusalén.
Frailes realizan el vía crucis por la Vía Dolorosa, este 10 de abril de 2020 en Jerusalén. REUTERS – AMMAR AWAD

Pese al complicado momento, los santuarios siguen abiertos, pero con una regulación especial: los frailes llevan mascarillas y guantes, y no pueden estar más de tres personas al mismo tiempo.

Las iglesias de Jerusalén quieren celebrar esta Semana Santa atípica y sus ceremonias más importantes, como el Lavatorio de Pies o el Calvario, pero lo harán en grupos muy limitados en los que un cámara profesional se encargará de grabar para realizar emisiones en directo vía internet.

Las nuevas tecnologías puestas al servicio de la tradición, para que el coronavirus no apague la fe.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: