La frontera rusa, nueva prioridad de China en lucha contra la segunda oleada del virus

 

La frontera noreste de China con Rusia se ha convertido en un frente de batalla en la lucha contra el rebrote de la epidemia de coronavirus, cuando los nuevos casos diarios alcanzaron su nivel más alto en casi seis semanas con más de un 90% de los mismos afectando a personas procedentes del extranjero, publica Reuters.

Habiendo erradicado en gran medida las transmisiones locales de la enfermedad, China ha ido reduciendo lentamente las restricciones al movimiento a medida que intenta volver a encarrilar su economía, pero se teme que un aumento de los casos importados pueda desencadenar una segunda oleada de COVID-19.

El domingo se registraron 108 nuevos casos de coronavirus en la China continental, frente a los 99 del día anterior, lo que supone el mayor registro diario desde el 5 de marzo.

Los casos importados alcanzaron el récord de 98.

La mitad de ellos eran ciudadanos chinos regresados del distrito federal ruso del Lejano Oriente, donde se encuentra la ciudad de Vladivostok, quienes accedieron a China a través de los pasos fronterizos de la provincia de Heilongjiang.

“Pensamos que nuestra pequeña ciudad era el lugar más seguro”, dijo un residente de la ciudad fronteriza de Suifenhe, que sólo dio su apellido, Zhu.

“Algunos ciudadanos chinos quieren volver, pero no es muy sensato. ¿Por qué queréis venir aquí?”.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: