¿Confirmó el coronavirus las tesis de los colapsólogos?

Tachada por sus detractores de radical y catastrofista, la colapsología cobró fuerza con la brutal irrupción de la pandemia del coronavirus, al haber colocado al mundo al borde del abismo. 

La crisis sanitaria asociada a la paralización de la actividad económica mundial sumió al planeta en un periodo de incertidumbre, cuya principal característica será según las previsiones la mayor recesión desde la Gran Depresión de 1929, publica el Nuevo Herald.

“No es el fin del mundo, pero sí una advertencia”, afirma Yves Citton, profesor universitario y coautor del libro “Générations collapsonautes”, publicado en Francia.

La colapsología, nacida en ese país, viene advirtiendo desde hace un lustro de un hundimiento generalizado de la civilización industrial, debido al agotamiento de un modelo de desarrollo expansivo que persiste desde hace más de dos siglos.

Voters observe social distancing guidelines as they wait in line to cast ballots at Washington High School while ignoring a stay-at-home order over the coronavirus threat to vote in the state's presidential primary election, Tuesday, April 7, 2020, in Milwaukee. (AP Photo/Morry Gash)
Tachada por sus detractores de radical y catastrofista, la colapsología cobró fuerza con la brutal irrupción de la pandemia del coronavirus, al haber colocado al mundo al borde del abismo.(MSN)

Íntimamente vinculada al cambio climático y a la rarificación de los recursos naturales, esta corriente defiende una toma de conciencia social para hacer frente a este colapso que considera inevitable y que con la pandemia toma visos más verosímiles.

Con el coronavirus, “nos dimos cuenta de que no estábamos en absoluto preparados y que por lo tanto todo esto está llegando antes de lo que pensábamos”, dice el ecologista francés y exministro de Medio Ambiente Yves Cochet, que en su libro “Avant l’effondrement” prevé un hundimiento global antes de 2030.

“Es demasiado temprano para saber si es demasiado tarde”.

Pero Cochet está seguro de que la crisis económica mundial “será todavía más severa de lo que creemos”, con la “probabilidad de que el futuro nos lleve al desastre mundial, con muchas víctimas” en términos sanitarios y económicos.

Pablo Servigne, uno de los padres de la colapsología, estima por su parte que la súbita crisis desatada por el coronavirus demuestra cómo “nuestra sociedad se ha vuelto hipervulnerable”, por ejemplo con la dependencia alimentaria de fuentes de aprovisionamiento lejanas.

“La gran lección de la historia”, explica Servigne, “es que las tres maneras de morir masivamente son las guerras, las enfermedades y las hambrunas. Y que las tres se retroalimentan”.

Actualmente, “tenemos una pandemia que puede llevar a otros choques, a guerras, a conflictos geopolíticos o internos y a hambrunas. Y si se da una hambruna, seremos más vulnerables a otras pandemias”, afirma.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: