Las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua usan al coronavirus para sostenerse, conspirar y lucrar

La crisis mundial por la pandemia del coronavirus es utilizada en beneficio del crimen organizado transnacional por las dictaduras de Cuba, Venezuela y Nicaragua, publica Infobae.

Antes de la pandemia, el régimen cubano hundido en la miseria trataba de disimular su “nuevo periodo especial” bajo amenaza del desborde social, la usurpación de Venezuela agonizaba con sus principales capos buscados con millonarias recompensas, y el dictador de Nicaragua intentaba evitar una resistencia civil terminal.

Ahora aprovechan la pandemia para fortalecer sus regímenes de facto, conspiran para derrocar democracias y lucran con la ayuda internacional, el tráfico médicos esclavos e incrementan el narcotráfico.

El “castrochavismo” implementó en el segundo semestre de 2019 un masivo e intenso proceso de desestabilización de las democracias en las Américas, promoviendo y realizando un fallido golpe de estado contra el Presidente Moreno en Ecuador, destrozando con violencia la estabilidad y la economía de Chile, activando las FARC y ejecutando un extenso plan de desestabilización del gobierno del Presidente Duque en Colombia, lanzando una sostenida conspiración contra el Presidente Bolsonaro en el Brasil y mas.

La “ofensiva del castrochavismo para desestabilizar los sistemas y gobiernos democráticos” que pusimos en evidencia, fue articulada por el “foro de Sao Paolo”, confesada por el dictador Nicolás Maduro y su cómplice Diosdado Cabello, denominada “brisita bolivariana”, operada por las embajadas de Cuba y Venezuela y miembros de las FARC en los países agredidos.

Fue contenida pero no derrotada y perdieron al dictador Evo Morales de Bolivia, ahora prófugo bajo protección de Cuba, México y Argentina.

Entrada siguiente

El desconfinamiento en EEUU llena las playas de algunos estados

dom Abr 26 , 2020
Muchos estadounidenses acudieron en masa el sábado a la playa después de que un condado del estado de Florida relajara las restricciones al acceso y que una ola de calor […]