El COVID-19 altera la ofensiva del Pentágono contra Maduro en aguas del Caribe

Un virus microscópico ha generado un problema mayúsculo al Departamento de Defensa de Estados Unidos, que se ha visto obligado a enviar a puerto al USS Kidd, uno de sus buques insignia en la operación contra el narcotráfico anunciada por la Casa Blanca, el pasado 1 de abril, y que tiene a Nicolás Maduro en el punto de mira , publica VOA.

Todo comenzó hace unos días, cuando este destructor lanzamisiles de la clase Arleigh Burke se convirtió en el segundo navío de la Armada de EE.UU. en registrar un importante brote de coronavirus entre los miembros de su tripulación.

“En total, 64 marineros han dado positivo y 19 de ellos han sido evacuados”, informó este martes el Pentágono.

El buque se encuentra ahora anclado en San Diego, California, donde será “limpiado y desinfectado”, según un comunicado de la Armada publicado en su página web.

“Todos los marineros permanecerán aislados fuera del buque y serán sometidos a chequeos médicos dos veces al día”, agrega la nota.

Es decir, la situación parece estar ya bajo control.

Sin embargo, el gran problema para el gobierno estadounidense es que, debido a esta situación, el USS Kidd abandonó su misión en aguas del golfo de México, donde participaba en una importante misión antidrogas.

Fuentes militares consultadas por la Voz de América confirmaron que esta operación es la misma anunciada por el propio presidente Donald Trump a comienzos de mes y que, según Washington, buscaba acabar con una de las principales fuentes de ingreso del gobierno en disputa de Venezuela.

Entrada siguiente

Bolsonaro acelera la ruptura con el establishment, sin perder apoyo

mié Abr 29 , 2020
El presidente brasileño Jair Bolsonaro se deshizo de sus dos ministros más populares en plena crisis sanitaria, la Fiscalía investiga si trató de obstruir a la justicia y la economía […]