Trump acusa a los demócratas de tardar en reabrir para hacerle daño

Hacia el final de esta semana, prácticamente todos los estados y territorios de EE.UU. habrán relajado parte de sus restricciones para ralentizar el virus. Pero del mismo modo que no todos han sido golpeados por igual, tampoco están avanzando con la misma velocidad en la desescalada, ni en el tipo de negocios que se autorizan ni en la cobertura territorial, publica la Vanguardia.

Por ejemplo, sólo algunas zonas del estado de Nueva York que cumplen las condiciones propuestas por los especialistas podrán pasar a una nueva fase.

Para el presidente Donald Trump, sin embargo, decisiones como esta no obedecen a razones de salud pública sino a cálculos políticos, ya que muchos de estos estados –más poblados, castigados y cautos en la reapertura– están gobernados por demócratas.

“El gran pueblo de Pensilvania quiere recuperar su libertad ya mismo, y sabe lo que eso significa. Los demócratas están yendo despacio, en todo EE.UU. por razones políticas. Si pudieran esperarían hasta el tres de noviembre”, tuiteó Trump, animando una vez más las protestas contra los gobernadores demócratas.

“Sigamos seguros, avancemos rápido”.

La decisión del gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, de ampliar hasta el cuatro de junio la orden de confinamiento –con excepciones para determinadas regiones, que podrán reabrir antes– ha provocado tensiones en el estado.

Alentados por políticos republicanos, varios condados, como Lancaster o Dauphim, han advertido a Wolf que no piensa obedecer la orden y el viernes relajarán las restricciones.

“La gente está cabreada, y yo también”, dice en un vídeo de campaña tras disparar un par de tiros con un rifle de asalto Teddy Daniels, un republicano pro Trump candidato al Congreso.

“¿Cómo van las familias trabajadoras a poner comida sobre la mesa y mantenerse bajo techo? El Gobierno no tiene derecho a decir tú eres esencial y tú no. No podemos soportar más esto”, afirma, vestido con ropa de camuflaje.

Wolf tildó ayer estos llamamientos de cobardes e irresponsables.

La Casa Blanca insiste en avanzar con rapidez en la reapertura de la economía y la vida pública a pesar de que pocos estados cumplen los requerimientos básicos para dar el paso (dos semanas de descenso de contagios, tests masivos y métodos para rastrear contactos).

“La Administración Trump trabaja contra reloj” para preparar a los estados para “reabrir de forma segura, de forma que los americanos tengan confianza”, aseguró la directora de comunicación, Alyssa Farah.

“Lo cierto es que hay un riesgo importante si no reabrimos, hablamos de daños económicos permanentes en la economía”, alerta el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Entrada siguiente

Alcalde de Miami-Dade piensa en una pronta reapertura parcial

mar May 12 , 2020
Durante un inesperado encuentro con la prensa en Miami, el alcalde condal de Miami-Dade, Carlos Giménez, declaró que tanto él como el gobernador de Florida, Ron DeSantis, apoyan la idea “de […]