Sanciones, petróleo y coronavirus: La economía de Rusia de nuevo en jaque

Las sanciones occidentales impuestas en 2014 a Rusia por su papel en el conflicto en Ucrania, junto a la caída del precio del petróleo y un rublo por los suelos sumergieron al país en una recesión, publica Investing.es.

 

Ahora el coronavirus, en combinación una vez más con el crudo, pone de nuevo en jaque a la economía rusa.

En 2015 el producto interior bruto (PIB) ruso se contrajo un 2 %.

Según el presidente ruso, Vladímir Putin, Rusia perdió 50.000 millones de dólares por las sanciones internacionales.

Pero un estudio hecho en 2016 para el diario ruso Védemosti situaba en 600.000 millones el daño a la economía rusa entre 2014 y 2017, teniendo en cuenta no solo las sanciones, sino también el desplome del precio del crudo entonces.

Ahora, cinco años después, el coronavirus, junto -otra vez- con la caída del precio del crudo y las sanciones aún en vigor, amenaza con hacer caer un 5 % el PIB ruso, según los cálculos del Gobierno.

En Rusia, donde la economía se recuperó solo tímidamente en los últimos años, ello supondría la mayor caída desde la crisis financiera de 2009, cuando la economía rusa retrocedió un 7,8 %.

No hay duda de que para los rusos el ejercicio va a ser duro: el desempleo subirá este año del 4,6 % al 5,7 %, la tasa más alta desde 2011, y los ingresos reales disponibles caerán un 3,8 % este año, según las estimaciones preliminares del Gobierno.

Y, según el defensor de los empresarios, Borís Titov, hasta el 67 % de las empresas individuales, pequeñas, medianas y grandes se ha visto afectado por la pandemia.

Yulia Alxnitis es autónoma y trabaja como agente turístico.

Para ella actualmente “no es posible sobrevivir sin asumir grandes pérdidas”.

Y es que todo se ha paralizado: los vuelos, las reservas y el modo de subsistencia de muchos empresarios del sector.

Esta empresaria no tiene que pagar el alquiler de un local ni salarios a los empleados, pero no considera que el apoyo del Estado sea suficiente, ya que como autónoma está “obligada a pagar los impuestos independientemente de las ganancias”, según dijo a Efe.

El presidente ruso se ha limitado a dirigir la lucha contra la COVID-19 por videconferencia desde su residencia en las afueras de Moscú y a dar órdenes al Gobierno. Ha estado presente, en modo “padre de la nación”, pero detrás de la trinchera.

“Este modelo funciona en tiempos de crecimiento económico y euforia patriótica”, pero no en tiempos de crisis, señaló a Efe Andréi Kolésnikov, del Centro Carnegie de Moscú.

Para hacer frente a la pandemia de la COVID-19, Putin decretó medidas de apoyo a los ciudadanos y a las empresas por valor de 3,3 billones de rublos (46.348 millones de dólares) hasta el momento.

Entrada siguiente

Campaña del Presidente condena calumnias de Cuba a través de Twitter

sáb May 30 , 2020
La oficina de campaña de reelección del presidente Donald Trump, denunció en una nota de prensa que el designado gobernante cubano el Díaz-Canel, utilizó la red social de Twitter para difundir una […]