Nicaragua: muere el excomandante sandinista Edén Pastora

 

El exguerrillero nicaragüense Edén Pastora, una de las figuras más controvertidas e icónicas del izquierdista Frente Sandinista, falleció a los 83 años en un hospital de Managua, se informó el martes, publica AP.

 

Álvaro Pastora, hijo del mítico excomandante, confirmó a The Associated Press que su padre murió a la una de la madrugada en el Hospital Militar, donde estaba internado desde el 2 de junio, de “un paro respiratorio”.

La noticia fue difundida más temprano en medios de prensa oficialistas y a través de activistas sandinistas en las redes sociales, sin conocerse de inmediato una reacción del gobierno.

En las últimas semanas más de una veintena de funcionarios del gobierno de Daniel Ortega, diputados y conocidas figuras del sandinismo fallecieron tras enfermar repentinamente.

El gobierno, que se ha negado a decretar medidas de distanciamiento ante la pandemia del COVID-19, no reveló la causa de esas muertes.

Edén Atanacio Pastora Gómez nació el 15 de noviembre de 1936 en Ciudad Darío, en la norteña provincia de Matagalpa.

Fue uno de los más conocidos guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), movimiento que tomó el poder en 1979 tras derrocar al dictador Anastasio Somoza y lo perdió en las urnas en 1990.

Durante la lucha contra Somoza, Pastora dirigió un frente con retaguardia en Costa Rica.

“No soy héroe, sólo hice lo que debía”, dijo en distintas entrevistas Pastora, un personaje locuaz, folclórico y con una evidente debilidad por las cámaras.

Pastora fue tal vez el guerrillero más fotografiado del planeta aquel 22 de agosto de 1978 cuando unos 25 sandinistas armados bajo su mando asaltaron el Palacio Nacional, sede del Congreso, en una espectacular acción que ayudó a la caída de Somoza y al inicio de la revolución sandinista.

Fue también llamado “comandante Kodak” porque ese día, violando el compromiso de mantener sus rostros cubiertos, se quitó el pañuelo que tapaba su cara y saludó desde la escalinata de un avión con los brazos en alto y blandiendo un fusil.

Iba rumbo a Panamá y posteriormente a Cuba tras lograr la liberación de 60 presos sandinistas.

Bromista y controvertido, tuvo más de 20 hijos y después del triunfo de la revolución sandinista rompió con el FSLN y volvió a tomar las armas, esta vez para luchar contra sus propios compañeros con la guerrilla Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE), que él mismo fundó.

“Yo no fui traidor ni soberbio, fueron ellos. Quisieron copiar el modelo cubano y falló y a mí no me escucharon. Yo nunca quise el mando ni la figuración, pero me apartaron hasta obligarme a la disidencia armada”, dijo en una entrevista en 2003.

Entrada siguiente

Primer enfrentamiento con muertos entre India y China en los últimos 45 años

mar Jun 16 , 2020
  Al menos tres soldados indios murieron este lunes en un “violento enfrentamiento” con el ejército chino en la disputada frontera entre los dos países, aunque hay “víctimas en ambas […]