Actriz y locutora cubana denuncia humillaciones y malos tratos en “cola” para productos de primera necesidad

Interminables colas para comprar lo más básico, desde pasta de dientes hasta jabón o pollo. Así transcurre un día normal en Cuba. La tragedia, que se agudiza en medio de la crisis por el coronavirus, no es nueva, ni discrimina por edades, razas, zonas de residencia o profesión.

Incluso la iglesia católica local, que ha sido la alcahueta vitalicia del régimen, ha terminado por reconocer que en la isla hay ‘carencia crónica de productos y servicios básicos aún sin coronavirus’.

Mientras tanto, las autoridades políticas culpan a los denominados “coleros” de los tumultos y las riñas que se originan en las colas. También los culpan de acaparar y agotar los productos en las tiendas cubanas.

La locura de las colas sigue siendo protagonista en redes sociales. La actriz, directora y locutora cubana Yumie Rodríguez, denuncia en su cuenta de Facebook haber recibido malos tratos de parte de un “organizador de colas”, es decir, de la persona en la que el régimen delega la función de ordenar el molote de gente ansiosa por llevar un plato de comida o un par de jabones a sus hogares.

                  “Colero” acusado por la actriz cubana de violencia verbal y sicológica.

“En días pasados fui a la tienda (…) Me tropiezo con un “organizador de cola”, esos que colocó el gobierno de La Habana para eso “Organizar”, señala Yumie Rodríguez en Facebook. “Bueno, pues he recibido tal maltrato, humillación, que todavía no me recupero. Lo que demuestra que psíquicamente no estaba preparada. Me echó de la tienda de la peor manera, gesticulando groseramente cuál macho Alfa de solar. Hice gran acopio de paciencia y decencia, le di opciones, le volví a explicar. Reclamé por su maltrato hasta un poco más allá de lo que permite mi educación e imagen pública”.
“Lo más pequeño que escuche fue: ¡SI NO ESTAS EN LA LISTA… BAJANDOOO!
Me volvió a increpar, claro, al tomarle las fotos. ¿El policía?… Joven, inexperto me dejó con la palabra a la boca mientras acudía al llamado del “elemento ” o sea el organizador, y con él siguió.
Me sentí apabullada, por decente. Tal vez me pasó por ser mujer y pequeñita o por… Ni se. El caso es que nos sucede”
, publica Yumie Rodríguez.

 

La credibilidad de los comunicadores y periodistas cubanos en tiempos de crisis

En su publicación, Rodríguez se queja del daño de imagen que reciben los reporteros y presentadores de la radio y la TV cada vez que son vapuleados en las colas y de lo contradictorio que resulta verlos o escucharlos en los medios de comunicación, mientras ellos, dando la cara, tratan de apagar el incendio de las colas, en medio de un polvorín social que clama por comida y productos básicos para la supervivencia de la especie.

Se trata, en todo caso, de algo cotidiano, ya que la mayoría de los trabajadores del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) viven las mismas precariedades que el resto del pueblo.

Solo una pequeña élite del ICRT, compuesta por los voceros incondicionales del régimen,  disfrutan de algunos beneficios.
“Creo que, cuando una imagen pública tiene que pasar por estos momentos, implorar que te dejen comprar y luego hace un llamado desde las cámaras y micrófonos de la radio, a la cordura a la educación civil…sin querer ya perdió credibilidad, no sólo su imagen sino lo que dice. Esta humillación, vergüenza, violencia de la que fui víctima, no es que quiere el país”, comenta Yumie.

Mientras tanto, el régimen cubano continúa moviendo la maquinaria de la represión y el terror en las calles, con el dudoso fin de terminar con los revendedores o “coleros”.

Recientemente ha trascendido un video en el que se ve a un oficial del Ministerio del Interior (MININT), mientras tomaba fotos a cada una de las personas en una larga cola en La Habana. En la grabación se escucha a la gente decir “a ver… sonríanle a la cámara”.

Según la retórica oficialista, los “coleros” son las personas las que “más contaminan” las aglomeraciones para comprar en los comercios estatales. Aunque la Policía (PNR), a ojo de buen cubero, multa a la gente en las colas por distintas razones, los cubanos concuerdan en que los propios agentes son parte del problema, no la solución.

La PNR ha sido denunciada en las redes sociales por abuso de poder y colusión con los “coleros”.

 

 

 

 

blank

Francisco Alemán de Las Casas

Next Post

Cuba: detienen en Cabaiguán a pastor evangélico

sáb Jun 20 , 2020
La policía cubana o PNR detuvo este viernes (19-6-2020) al pastor Yasser Caraballo en medio de la ola de intervenciones y arrestos contra los dueños de pequeños negocios en la isla. La fuerza represiva del castrismo allanó la propiedad de Caraballo, que se dedica a la crianza de cerdos, en […]