Moa: una bomba de tiempo en el oriente de Cuba que amenaza con aniquilar el mar Caribe 

La tala indiscriminada de árboles y el vertido de desechos químicos procedentes de la extracción y procesamiento del níquel agravan la crítica situación de los 75 227 habitantes del municipio de Moa, en el oriente de Cuba y podría envenenar las costas de Bahamas, Haití y República Dominicana, además del litoral norte de Cuba. 

Los casos de asma, neumonía y enfermedades de la piel se han disparado en las últimas décadas, así como el número de pacientes que padecen algún tipo de cáncer respiratorio. La población observa con espanto cómo, en medio de la crisis nacional por el COVID 19, los niños y los ancianos se agravan con sintomatología similar a la del virus, algo que confunde a las familias y a los “encuestadores” que pesquisan la enfermedad. 

“Mi esposo murió de cáncer en los pulmones con 53 años. A mi yerno le dijeron que tenía lo mismo, solo con 36.   Mis hijas y mis 3 nietos son asmáticos y todos los niños del pueblo también tienen asma. Los médicos lo que te dicen es que te mudes del pueblo, porque la contaminación nos está matando, pero las personas mayores ya no podemos irnos a ninguna parte”, señala YM Carcases, vecina de la localidad. 

Y al parecer la población está tomando el consejo. Aunque no hay datos actuales, se sabe que solamente en 2017 se reportaron 895 altas y 2049 bajas, lo que dejó un saldo migratorio negativo 1154 personas en la localidad. 

CONTA-MOA-EDIT
Nube de polvo lanzada a la atmósfera por la fábrica Che Guevara, la mayor contaminante de la zona.

“La peor época es la de lluvia. A nosotros nos dieron vivienda en el reparto residencial, donde antes estaba la ECRIN, que era una fábrica que sacaron porque se inundaba, pero ahora los que nos inundamos somos nosotros, con toda la cochinada del pueblo y los tóxicos del níquel. Menos mal que la sequía no se va o nos evacúan cuando caen 4 gotas de agua. Ahora estamos pero que en el período especial…aquí no se encuentra nada de comer, las tiendas están cerradas y la policía te quita lo que te vea en la mano. Moa es como un campo de concentración, en donde los que no estamos enfermos nos vamos a morir de hambre”, comenta a Radio Viva 24 G. Wilson, otro vecino de Moa. 

Confirmamos mediante el sitio web la organización Guarda bosque de Cuba que la situación en Moa es, además de crítica, tal vez irreversible.  

Una enorme nube de polvo cargada de desechos de metales pesados cayó este fin de semana sobre la ciudad de Moa, próxima a la industria del níquel más grande de Cuba, cuya intensidad provocó la intervención de las autoridades, señala el medio. 

El polvo fue arrastrado por el viento desde las presas de colas de la fábrica Ernesto Che Guevara, que debido a la larga sequía están sin agua, exhibiendo su peligroso depósito de contaminantes desechados de los procesos de la industria, indicó  Camilo Velazco Petittón, director de la emisora local “La Voz del Níquel”, en su muro de Facebook.  Las reacciones de los usuarios de la red social no se hicieron esperar.

FACE-MIRIAN-JIMENEZ

FACE-JUAN ENRIQUE

 

Aunque el reporte hizo énfasis en la intervención de las autoridades para mitigar el impacto de la nube de polvo, en el foro de su publicación numerosos habitantes de Moa dejaron duros comentarios. 

 

Otros datos sobre la industria minera en Moa 

La más antigua de las plantas, Moa Nickel SA, es una empresa Mixta entre el consorcio canadiense Sherritt international SA y el grupo local Cubaniquel SA. Este último es el brazo militar del régimen que administra la Minería del níquel en Cuba.  

La planta Moa Nickel SA obtiene su producto mediante el proceso conocido como lixiviación ácida a alta presión. A pesar de ser la fábrica más antigua, es más eficiente que la planta Che Guevara, construida por el régimen. 

Sherritt international SA y el grupo local Cubaniquel SA son las causantes de la mayor parte de la contaminación en Moa y zonas aledañas.  Bajo sus indicaciones se han talado bosques nativos, con el fin de dejar expuesta la tierra para la extracción del mineral. 

FACE-FCO-ALEJANDRO

FACE-ERNESTO-LA-O

 

A El detritus de esta planta, conocido como WL (waste liquor), es un contaminante líquido muy dañino, que se elimina directamente en el río Cabañas, a una temperatura aproximada de 176 ° F (80° C). 

El WL tiene un alto contenido de metales pesados residuales, entre los que se destacan por su alta toxicidad el ácido sulfhídrico (H2S) y ácido sulfúrico (H2SO4). Este último compuesto es la sustancia  corrosiva que contienen las baterías de los vehículos automotores.  

Hasta mediados de los años 60, mientras la extracción y procesamiento del níquel se realizaban con tecnología de los Estados Unidos, los desechos viajaban por tuberías varios kilómetros hasta cerca de la costa, en donde eran eliminados, con un menor impacto en la población local y el medioambiente.   

Posteriormente, cuando el régimen cubano intervino la industria, y bajo la asesoría de la extinta URSS, acortaron el tramo de la tubería y la encausaron directamente al río Cabañas.  El rio, de exuberante flora y fauna autóctonas, era usado por los lugareños, tanto para las actividades domésticas como para el riego de zonas cultivadas.  

En la actualidad, el Cabañas, que bordea el reparto Rolo Monterrey, contamina la ciudad con su terrible hedor y con el veneno que esparce en el manto freático de Moa, pero esa no es la peor parte de la historia. 

Alarma internacional 

El régimen cubano planea envenenar la cuenca del Caribe con los desechos de la minería de Moa, implementando un proyecto millonario, que canalizaría hasta un punto posterior a la barrera de arrecifes coralinos los desechos tóxicos de la industria del níquel. Ese proyecto, actualmente en ejecución, es conocido como “el emisario submarino de Moa” y tiene un costo inicial de 400 millones de dólares, según publica la estación Telecristal de la provincia de Holguín. 

En otras palabras: el detritus que antes se arrojaba al ya inservible río Cabañas, iría a parar directamente fuera de las costas cubanas, con peligro de afectar gravemente la flora y la fauna de países vecinos, como Bahamas, Haití y República Dominicana, así como del litoral norte de la propia Cuba. 

El impacto en la barrera coralina del Caribe podría ser irreparable, lo que ocasionaría otra cadena de desastre ambientales de implicación directa en la pesca comercial y el turismo. 

Pronto, más información sobre este tema en Radio Viva 24. 

FACE-YAMIRIS-R

  FACE-JUAN ENRIQUE

  

Related posts

3 Thoughts to “Moa: una bomba de tiempo en el oriente de Cuba que amenaza con aniquilar el mar Caribe ”

  1. Manuel Alcántara

    Qué hacen las autoridades medioambientales del Caribe? Dónde está metido ese fraude de Greta, la niña monetizada por los globalistas con el cuento de la ecología?
    Aquí seguro que no se mete o no la menten.
    Opino que esta noticia debe difundirse más.

  2. Cuba Martiana

    Quisiera poder escuchar radio viva, soy opositor a la dictadura.

    1. Francisco Alemán de Las Casas

      Hola, buenas noches. Gracias por su interés es escuchar nuestra estación.
      Por favor, descargue nuestra APP desde el siguiente enlace y podrá escuchar Radio Viva 24 desde su teléfono:
      https://play.google.com/store/apps/details?id=com.questreaming.radioviva24
      Saludos cordiales!

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: