Humanismo Cristiano: por la instauración del personalismo en la sociedad cubana

Por Jorge Núñez


 

El concepto de persona ha sido uno de los más trascendentales logros de occidente, y de los que mayor alcance ha tenido en el ámbito político, pues está fuertemente ligado al reconocimiento de la dignidad y a los derechos humanos. Se originó en los debates de la Iglesia en torno a la naturaleza de Jesucristo en los siglos IV y V. En ellos se definió que el término es adecuado para referirse a Dios, a los ángeles y al ser humano.

En las Sagradas Escrituras los fundamentos más importantes de la dignidad de la persona humana son el hecho de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios y la Encarnación del Verbo.

El concepto (sustancia individual de naturaleza racional) se atribuye a Boecio, y pensadores de la Iglesia como San Agustín de Hipona y Santo Tomás de Aquino realizaron aportes en sus respectivas épocas. En la etapa moderna Kant, el existencialista Kierkegaard y muchos otros filósofos del siglo XX enriquecieron la reflexión al poner el acento en determinados aspectos del concepto.

El personalismo en tanto corriente de pensamiento se le debe de manera especial al católico francés Emmanuel Mounier. Como una reacción ante la masificación y el materialismo comunista, la individualización capitalista y las ideologías totalitarias, afirmó la importancia de la persona humana en sus capacidades de comunión, apertura a la Trascendencia, de donación y de relación, así como el universo de sus valores morales.

En Cuba el personalismo está ausente en el discurso político. No es frecuente el uso de la expresión “persona humana”. La dignidad inherente a la persona humana es una idea que no se comprende desde una lógica marxista, en la cual el hombre se debe al Estado. El pensamiento materialista es incapaz de valorar la libertad, que hunde sus raíces en lo metafísico. La carencia de derechos políticos como la libertad de pensamiento, de prensa y de asociación, así como la dificultad para reconocer la diversidad propia de la condición humana, evidencian la urgencia de hacer cambios conceptuales profundos.

Aunque la aspiración martiana del culto en la dignidad plena del hombre esté presente en las constituciones de 1976 y en la recientemente aprobada, no forma parte de la cultura política y educativa del sistema político.

Es preciso enseñar en las escuelas, con el lenguaje apropiado, lo que significa ser persona y la idea de la dignidad. Esto va asociado de manera natural al respeto a sí mismo y a los demás, al reconocimiento de la diversidad de opinión, de la libertad de pensamiento, así como la protección de la privacidad. Crecer en el cultivo de la propia dignidad conlleva a una auténtica formación en derechos y deberes ciudadanos. El deseo martiano continúa siendo una asignatura pendiente en la política cubana.

Las sociedades son verdaderamente humanas en la medida en que sus leyes e instituciones estén al servicio de la dignidad de la persona humana. No existe la dignidad de una clase social, de una profesión o de un pueblo sino de manera relativa o alegórica. La dignidad, que en la sociedad es exclusiva del hombre, es un dato. Somos dignos porque somos personas.

Los proyectos políticos no nos hacen dignos, sino que protegen o mancillan la dignidad en dependencia de las leyes que implementan. La cultura de los Derechos Humanos sólo es posible con el cimiento de la dignidad de la persona humana.

El hecho de que un gobierno reconozca la dignidad va mucho más allá de garantizar el acceso a la educación, la medicina o el alimento. La plena conciencia de que somos personas humanas con dignidad compromete todo un universo de exigencias espirituales que precisan ser igualmente protegidas y fomentadas.

El derecho a la salud no es más importante que el derecho a expresar libremente las ideas. Para reconstruir Cuba es preciso encarnar en el ideal político el culto a la dignidad plena del hombre.

 

Entrada siguiente

Confirma Cuba 23 nuevos casos de COVID 19

mar Jul 28 , 2020
  El Ministerio de Salud Pública de Cuba, MINSAD, informó de 23 nuevos casos confirmados de coronavirus.  El doctor Francisco Durán, jefe nacional de Epidemiología del MINSAP, dijo que los […]