El rey emérito español, objeto de sospechas pero no causas judiciales

El rey emérito Juan Carlos I, partido al exilio, no está siendo investigado hasta la fecha, señaló este miércoles el gobierno español, aun cuando la justicia en España y Suiza examina de cerca sus cuentas tras las revelaciones de una examante, publica AFP.

“El rey emérito no huye de nada porque no está en ninguna causa inmerso”, remarcó a los periodistas Carmen Calvo, número dos del gobierno, en respuesta a las formaciones antimonárquicas que acusan al antiguo jefe del Estado de intentar eludir la justicia.

Pablo Iglesias, el jefe del partido de izquierda radical Podemos, que gobierna en coalición con los socialistas, calificó de “inaceptable” que el exmonarca, cuyo paradero se ignora tras anunciar el lunes que abandonaba España, “no esté en su país para dar la cara ante su pueblo”.

De hecho, y pese a lo afirmado por Iglesias, el rey no es objeto de ninguna investigación judicial.

No obstante, los fiscales en Suiza y España escudriñan su fortuna a la luz de afirmaciones hechas por su examante, la empresaria alemana Corinna Larsen.

En grabaciones hechas aparentemente sin su consentimiento, y divulgadas por medios españoles en 2018, Corinna, que prefiere utilizar el apellido de su antiguo marido zu Sayn-Wittgenstein, afirmaba que el rey emérito poseía cuentas secretas en Suiza y que recibió una jugosa comisión por la concesión a empresas españolas de un contrato para construir un tren de alta velocidad en Arabia Saudita en 2011.

La reina Sofía comenta algo al oído al rey Juan Carlos , AFP.

En marzo, el diario suizo la Tribune de Genève reveló que en 2008 el rey Abdalá de Arabia Saudita transfirió 100 millones de dólares a una cuenta del banco suizo Mirabaud perteneciente a una fundación panameña de la que el rey Juan Carlos era beneficiario.

Según el diario, el entonces monarca utilizó esta cuenta hasta su cierre en 2012, cuando donó 65 millones de euros a Corinna Larsen, quien utilizó el dinero posteriormente.

La Tribune afirmó que un fiscal en Ginebra abrió en 2018 una investigación penal por “sospechas de blanqueo de dinero agravado” por estas transacciones e inculpó a Larsen, al banco Mirabaud, a un abogado y a un hombre de negocios, pero no al rey emérito.

La justicia suiza rehúsa hacer cualquier comentario sobre este caso, que fue a su vez tomado por su homóloga española, quien desde septiembre de 2018 indaga sobre el contrato en Arabia Saudita.

En junio la fiscalía del Tribunal Supremo, única jurisdicción que podría procesar a un antiguo jefe del Estado, anunció que buscaba determinar la eventual existencia de un “delito de corrupción en las transacciones comerciales internacionales” y si Juan Carlos I pudiera ser responsable.

No obstante, la corrupción es uno de los delitos más difíciles de probar, según fuentes de la fiscalía.

Según ellas, se abren otras dos vías a los investigadores: posible lavado de dinero y evasión fiscal.

Para que haya lavado de dinero, el origen de los fondos debe ser ilícito, señalan las fuentes.

Aún si se demuestra que Juan Carlos recibió grandes sumas de las monarquías del Golfo, de Kuwait a Omán pasando por Arabia Saudita, como afirma la prensa, habría que probar que no se trató de regalos sin contrapartida, algo que sería legal.

Si la justicia demostrara lo contrario, el rey tendría que haber utilizado dichos fondos, invirtiéndolos o pasándolos de un banco a otro, luego de haber abdicado en 2014.

 

Next Post

Resumen de la prensa cubana independiente, 4 PM

mié Ago 5 , 2020
El joven periodista, según explica el comunicado de CSW, ha colaborado con diversos medios de prensa independientes desde el año 2014, siendo sus temas punteros los Derechos Humanos y la Libertad de Religión y Creencias. Ejercer el periodismo libre ha acarreado sobre Yoel Suárez un cúmulo de reacciones hostiles de parte del sistema castrista […]