El Heat a pesar de la derrota ante los Bucks está demostrando que puede ganarle a cualquiera y tiene otra prueba de fuego este sábado

 

La derrota de este jueves ante los Bucks dejó claro que el Heat no puede prescindir de los servicios de Jimmjy Butler y Goran Dragic, al menos al mismo tiempo, pero también que pueden contar con sus novatos y, sobre todo, con su segunda unidad, publica El Nuevo  Herald.

Este sábado 8 de agosto ante los Suns seguramente esto se pueda reafirmar y tal vez alguno de los dos lesionados pueda regresar.

Pues no hay que confiarse en el equipo de Phoenix tras llegar como la cenicienta Orlando, ha sido el único de los 22 equipos que ha ganado sus cuatro juegos, el último ante los Pacers, quienes serán los siguientes rivales del Heat (2 veces) además del Thunder.

La clave es frenar a Devin Booker, a quien no lo han podido parar en estos cuatro juegos, ni siquiera Paul George y Kawhi Leonard.

Ahora con 2-2 el Heat afronta la segunda parte de estos juegos de siembra buscando mantener al menos la cuarta plaza de su conferencia, con un juego por delante de los Pacers y a 1.5 de los 76ers, que han perdido a Ben Simmons por tiempo indefinido. Por arriba Miami está 2.5 juegos de Boston, que ocupa el tercer lugar.

Así que con los playoffs ya asomando la cabeza, el Heat ha demostrado que puede ganarle a cualquiera y ante los Suns, que tienen hambre, puede ser otra gran prueba de fuego.

 

Entrada siguiente

Resumen de la prensa cubana independiente, 4 PM

sáb Ago 8 , 2020
Descemer Bueno ha vuelto a hablar de política, dos días después de que le dijera a los exiliados de Miami que no iban a poder contar más con él, para […]