El me too iraní se cobra su primera víctima

La ola de denuncias de las iraníes ha surtido éxito. La Policía ha anunciado el arresto de un individuo al que, durante el fin de semana pasado, al menos 30 chicas acusaron a través de Twitter de haber abusado sexualmente de ellas, El  Mundo,es.

Así se han roto tabúes en cadena. Primero, la salida a la luz de un problema habitualmente escondido bajo la alfombra en una sociedad gobernada por leyes patriarcales.

Entre los denunciados por docenas de internautas hay incluso celebridades locales.

Paradójicamente, Twitter está censurado en Irán. Sin embargo, el jefe policial de Teherán ha reconocido su impacto en la detención de un hombre al que han identificado como Keyvan Imam Verdi.

“Debido al gran número de denuncias y al daño a los sentimientos del público, se abrió una investigación exhaustiva al respecto”, ha señalado Sardar Husein Rahimi a la agencia Mehr.

Ahora, el policía solicita a las demandantes virtuales presentar su denuncia formal. Les promete proteger su identidad.

De acuerdo con algunas denuncias, el arrestado, cuya fotografía incluso los medios estatales han compartido -otro hecho sin precedentes-, regentaba una librería cerca de la céntrica plaza Enghelab de la capital iraní.

No lejos de ahí está la Universidad de Teherán. Supuestamente, el individuo se acercaba a estudiantes de la Facultad de Bellas Artes, a las que atraía a sus dependencias y drogaba, introduciendo narcóticos en la bebida, para posteriormente abusar sexualmente de ellas.

Tras conocerse la noticia de la detención, numerosas internautas se han congratulado por la acción policial.

Otras han recordado la necesidad de denunciar en comisaría, y han ofrecido consejos tales como delegar en un abogado para completar el proceso. “Que sea el primero de otros”, exigía otra tuitera, recordando que en esa suerte de ‘me too’ iraní hay señalados artistas e incluso profesionales de campos como la medicina.

 

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: