Luis Ortiz y Andy Ruiz pelean la misma noche y en el mismo ring. ¿Será el preludio de un combate?

Luis Ortiz siempre ha querido pelear contra Andy Ruiz jr. Quien sabe si ese encuentro alguna vez llegue a darse, pero al menos es una señal interesante que suba al ring en la misma noche en que el ex campeón del mundo retornará al cuadrilátero tras un largo período de inactividad, publica El Nuevo Herald.

De acuerdo con un reporte de Boxingscene.com, el gigante cubano llegó a un acuerdo para enfrentar el 7 de noviembre en Los Angeles a Scott Alexander como parte de la cartelera donde Ruiz Jr. enfrentará a Chris Arreola bajo la direccion de su nuevo entrenador Eddy Reynoso.

Por el momento, esta velada llegaría por la pantalla de FOX desde el Teatro Microsoft de Los Angeles, pero el sitio pudiera cambiar si para esa fecha se permite, al menos de manera parcial, la presencia de aficionados, como ya se prevé en el football americano.

En cada entrevista en que se le ha preguntado por un potencial choque contra Ruiz, el antillano ha manifestado su deseo de ir por una pelea directa, sin tomar atajos, pero el mexicano siempre ha dejado en claro que buscaría una cita de menor envergadura antes de aceptar el reto de un oponente de nivel como Ortiz.

¿Si ambos salen airosos esa noche, pudieran verse en una futura cita?

Por el momento, Ortiz debería vencer a Alexander, quien llega con una racha de dos victorias; mientras que Ruiz Jr. haría otro tanto con Arreola, un contendor que ha visto pasar sus mejores días.

Tanto Ortiz como Ruiz jr. -que pelean bajo la misma bandera de Premier Boxing Champions– vienen de largo períodos fuera del ring tras perder el cubano por la vía del nocaut frente a Deontay Wilder y por decisión unánime ante Anthony Joshua el “destroyer’‘.

Desde que cayera por nocaut en noviembre del 2019 ante Wilder, Ortiz se tomó apenas un par de semanas de descanso antes de regresar al gimnasio y estaba a punto de apretar motores cuando en marzo llegó la orden de detenerlo todo y distanciarse socialmente debido al coronavirus.

Como no podía ir al gimnasio en Miami, Ortiz se construyó uno en su casa.

Buscó la ayuda de un carpintero y levantó un cuadrilátero, además de montar un saco y una pera.

Lo cierto es que el cubano no ha dejado de entrenar desde antes del coronavirus y el regreso no le tomará por sorpresa.

Pase lo que pase, Ortiz quisiera combatir al menos dos veces en este 2020.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: