“A machetazos”… represor castrista amenaza con arrancarle un brazo a opositora pacífica


“Te voy a arrancar el brazo con celular y todo”. Así le gritó esta tarde, un represor del régimen cubano a la opositora pacífica Diasniurka Salcedo Verdecia.

En medio de un chorro de malas palabras el hombre interceptó Diasniurka mientras ella repartía alimentos a familias cubanas necesitadas en La Habana.

La opositora, que al principio trata de evitar la discusión, termina por enfrentar con valentía al represor. El rostro y las amenazas del hombre quedaron grabadas en un video que comparte hoy Diasniurka en su cuenta de Facebook.

En un audio grabado en el mismo celular se escucha al represor amenazando a la opositora y a su familia mientras, hace chocar objetos metálicos, que se describen como machetes por los testigos.

Radio Viva 24 pide a sus oyentes y lectores información sobre el agresor, cuyas fotos publicamos aquí y en el siguiente video:

Antecedentes

No es la primera vez que la seguridad del estado de Cuba reprime a machetazos a una opositora pacífica.

El caso más connotado fue el de Sirley Ávila León, es ex-delegada de la Asamblea del Poder Popular de Majibacoa, en Las Tunas, que se unió a la oposición después de ser expulsada de su cargo por tratar de mantener abierta una escuela en su comunidad.

Tras la escalada de actos de represión por parte de la seguridad del Estado en su contra, Sirley Ávila León resultó gravemente herida el 24 de mayo de 2015.

El agresor, Osmany Carrión, usó un machete para desmembrarla, “por órdenes de la seguridad del Estado”, según explicó la propia víctima.

En 2016 Sirley pudo llegar a los Estados Unidos, en donde no solo dio su testimonio, sino que pudo obtener atención médica adecuada que le negaron en Cuba. Después de seis meses de terapia de rehabilitación, Sirley recuperó la capacidad de caminar y el 7 de septiembre de 2016 regresó a su patria.

A su regreso encontró su casa ocupada por desconocidos, con la aprobación de la dictadura, por lo que tuvo que mudarse con su madre.

Lo más doloroso para Sirley fue saber que el hombre que la atacó estaba libre y se jactaba de que “terminaría el trabajo”.

Finalmente, Sirley Ávila León y su familia tuvieron que huir de Cuba y buscar asilo en los Estados Unidos.

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: