Cuba: piden justicia por la muerte de un joven en localidad de Senado, provincia de Camagüey

El 29 de septiembre del 2019, a las 2 de la madrugada, un hombre identificado como Juan Carlos Méndez Umpierrez salió de una fiesta  en el poblado de Senado, borracho, pero conduciendo un vehículo automotor.

Según testigos, la velocidad a la que iba era tan alta que el ruido de los neumáticos sobre la calle se sentía a varias cuadras de distancia.

Juan Carlos Hernández Guillén, un adolescente de paneas 16 años, que manejaba una bicicleta en ese momento, tuvo la fatalidad de encontrarse en el camino del alcoholizado chofer.

El vehículo de Méndez Umpierrez no frenó cuando se aproximaba al ciclista. Tampoco lo hizo luego de atropellarlo y lanzarlo 35 metros por el aire. Medio kilómetro después los acompañantes del chofer, a gritos, le obligaron a detenerse, a buscar a la víctima y llevarla al hospital.

Image

Denuncia de Marcia Noy Guillén, hermana de la víctima

Por desgracia ya era demasiado tarde. Juan Carlos Hernández Guillén fue declarado muerto al llegar al hospital, producto de múltiples traumas y hemorragia interna.

Pocos días después el chofer fue puesto en libertad con una fianza de 2000 pesos. El juicio lo sancionó a 4 años y 6 meses de prisión, de los cuales, según denuncia la familia de la víctima “no ha cumplido un solo día de cárcel, porque ha manipulado y sobornado a la policía”.

El chofer sigue en la calle, pero apeló la sentencia. “Seguimos esperando. Es demasiada la falta de respeto hacia mi familia…es todo un descaro y han comprado a todo los que han podido. Mi familia ya está desesperada porque la ley no está cumpliendo su función… Es la vida de un ser humano, un niño de 16 años al que sin culpa alguna le arrebataron la vida y destruyeron la de todos nosotros”, denunció a Radio Viva 24 Marcia Noy Guillén, hermana del fallecido.

Esa familia (Méndez Umpierrez) tiene dinero y posición y mi familia es humilde y no me parece que  la ley haga justicia. Desde el primer momento la policía hizo mal el trabajo y se tuvieron que realizar dos reconstrucciones de los hechos”, asegura la denunciante.

 “Aquí desde el más chiquito hasta el más grande se echó dinero en los bolsillos, porque cómo es posible que ocurra un crimen como este y se hagan los ciegos mientras este hombre goza de toda libertad”, señala Noy Guillén.

 

 

 

 

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: