La República francesa es indivisible y no admite ninguna aventura separatista

El presidente francés Emmanuel Macron ya adelantó el pasado mes de febrero algunas de las medidas para luchar contra la radicalización y el separatismo islamista como el control de la financiación de los lugares de culto, la formación de los imanes o la estructuración del Islam en Francia, publica
RFI.

Es su ejecutivo el que ha introducido la noción de separatismo para sustituir a la de ‘comunitarismo’, que hasta ahora se usaba.

Este viernes, Macron volvió a recalcar este combate la misma semana en la que se ha abierto el juicio por los atentados de Charlie Hebdo de 2015. La laicidad “que garantiza la libertad de creer o no creer no se puede separar de la libertad de expresión que va hasta el derecho de blasfemar”, dijo.

La República tiene que ser “protegida” porque es “frágil y precaria”, advirtió, al mismo tiempo que elogiaba este régimen político, el de república, que “es indivisible y no admite ninguna aventura separatista”.

El discurso de Macron también se articuló en torno a la desigualdad de oportunidades que existe hoy en Francia. “Hay que promover la igualdad, es una prioridad de mi quinquenio”, dijo e insistió en la importancia de respetar a las autoridades como policías, gendarmes, magistrados y asociaciones que luchan contra la violencia, el racismo y el antisemitismo.

El 4 de septiembre de 1870 Léon Gambetta proclamó la tercera República tras la derrota de Napoleon III en Sedan, durante la guerra franco-prusiana. Durante la celebración de los 150 años de esta fecha, Macron aprovechó para homenajear a figuras de la historia francesa como el propio Gambetta, a la científica polaca naturalizada francesa Marie Curie o la cantante y activista estadounidense, naturalizada también francesa Joséphine Baker. Con estos ejemplos hizo una defensa de Francia, de sus valores, su cultura y su historia.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: