Se repatrió a Cuba y compró cuatro fincas y ganado. El gobierno se lo quitó todo

Un cubanoamericano se repatrió a la isla hace tres años con la esperanza de convertirse en un empresario exitoso: compró cuatro fincas en Cienfuegos y las puso a nombre de otras personas para evitar la ojeriza de las autoridades. Se hizo de animales e instrumentos de labranza, publica El Nuevo Herald.

Pero el gobierno se lo quitó todo en un abrir y cerrar de ojos.

“Aunque suscritas a personas diferentes, las tierras se hallaban bajo el dominio de un mismo ciudadano sin respaldo jurídico para ello”, dijo la Televisión Cubana en un reportaje especial producido para el noticiero de más audiencia en el país.

Félix Zúñiga, oficial del Departamento Técnico de Investigaciones de la policía cubana dijo que el propietario de las cuatro fincas vive en Estados Unidos pero había solicitado la repatriación con el fin de “adquirir propiedades”.

Por su parte la asesora jurídica de la delegación municipal de la agricultura de Cumanayagua, un municipio del centro de la isla, dijo que el repatriado violaba “el objeto social para el que le dieron la tierra”.

“Se les dio [la tierra] para cultivos varios y la usaban para ganadería. En el caso de los que la utilizaban para ganadería, estaban violando normas que debían tenerse en cuenta. La segunda violación fue no administrar de manera directa y personal la unidad de producción”, dijo.

La Televisión Cubana criticó que en las fincas se habían hecho construcciones sin autorización y hallaron un tractor y dos carretas “de los que no existía el traspaso legal” de propiedad.

Abel Felites, inspector de Agricultura, dijo que los campesinos no reportaron 30 nacimientos de reses en las fincas y 43 animales faltaban en los corrales.

Cuba tiene un severo control sobre la ganadería y le impide a sus campesinos comercializar directamente sus productos. La isla, con una economía de corte soviético, rígidamente centralizada, pasa por una profunda crisis económica que se refleja en largas filas para comprar alimentos y artículos de primera necesidad.

El gobierno cubano actualizó su política migratoria en el 2013 y ha incentivado el regreso de los inmigrantes que salieron del país en busca de mejores oportunidades de vida y libertad. También ha pedido al exilio que invierta en su menguada economía, pero los resultados han sido magros, debido a la falta de garantías, dijeron economistas.

Según datos oficiales, más de 57,000 cubanos han pedido “repatriarse” a la isla para obtener “beneficios” como un pago menor por el pasaporte o la posibilidad legal de heredar propiedades.

Algunos también han invertido en pequeñas empresas en la isla y se han tropezado con el enmarañado sistema legal cubano. En junio la policía realizó un operativo en el que decomisó a un cuentapropista repatriado una serie de artículos en San Antonio de los Baños.

También está el caso de Orelvis Olivera Amador, un cubano residente en el sur de la Florida conocido como “Papo”, quien defraudó $7.3 millones al Medicare. Con el dinero del fraude compró propiedades en Cuba, utilizando como testaferros a familiares y amigos. El gobierno cubano le quitó todo.

Nivardo Jacinto Hernández Cutiño fue otro que decidió repatriarse a Cuba para montar su propio restaurante en Puerto Padre, Las Tunas, y terminó con la casa expropiada.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: