Enfermeras venezolanas, atrapadas entre COVID-19 y la crisis económica

La enfermera venezolana Flor Pérez trabaja en un agotador turno de noche en un hospital infantil público donde el coronavirus es un riesgo constante y, a cambio, gana un salario mensual que apenas permite comprar alimentos para un día, publica Reuters.

Pérez, de 47 años, dice que de las ocho enfermeras que se supone deben estar en el turno de noche, ahora solo trabajan tres.

El resto se ha ido del país o ha aceptado otros trabajos para ganar más dinero.

“Les cuento el día a día de una licenciada de enfermería, que lastimosamente, a veces, da dolor por el sueldo que estamos generando (…) entre tres y medio a cuatro dólares”, dijo Pérez en su casa mientras se alistaba para su jornada nocturna en el hospital público JM de los Ríos, donde trabaja desde hace 12 años.

Pérez es una de las más de 100.000 enfermeras que luchan por ganarse la vida con salarios que han sido diezmados por la inflación galopante, mientras que también enfrenta un gran riesgo de coronavirus debido a la falta de equipo de protección y escasez de agua corriente, según denuncian los gremios.

Entre marzo y principios de septiembre, al menos 26 enfermeras han fallecido a causa de COVID-19, según el grupo no gubernamental Médico Unidos Venezuela, y la asociación de enfermeras dice que al menos 4.000 han emigrado desde 2016 debido a la crisis económica.

La terrible situación de los profesionales de la salud de Venezuela amenaza con debilitar la capacidad para controlar la pandemia.

El país ahora tiene unos 54.000 casos confirmados de coronavirus y 436 muertes, según datos oficiales, una carga de casos relativamente baja en comparación con muchos de sus vecinos sudamericanos, aunque opositores y especiales afirman que los contagios y muertes son más y que el gobierno miente en las cifras.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: