Grecia: Obligados a actuar tras los incendios en Moria

El fuego en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos, ha desnudado parcialmente la conciencia de Europa, que se apresta ahora a intentar resolver, o poner un parche, a un asunto que está enquistado desde el 2015 por disensiones internas entre socios de la UE, publica La Vanguardia.

Alemania, que hace cinco años abrió fronteras a más de un millón de solicitantes de asilo que huían de conflictos en Siria, Irak y Afganistán, y que busca desde entonces un rediseño de la política migratoria del club comunitario, tejió con Francia, su socio preferente, la propuesta de acogida en países europeos de los cerca de 400 menores no acompañados que se han quedado sin techo tras el incendio.

Finalmente, otros ocho países se han sumado a la iniciativa del eje franco-alemán, y así los niños y adolescentes solos de Moria –que habían sido ya evacuados a la Grecia continental por el Gobierno heleno– serán realojados en Europa.

Los otros ocho participantes: Bélgica, Croacia, Eslovenia, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Suiza

El desastre del campo isleño supuestamente transitorio en el que se hacinaban 12.500 personas –que de resultas llevan noches durmiendo al raso– obliga ahora a las instituciones europeas a intentar acelerar, con Alemania ejerciendo presión en su calidad de presidente de turno del Consejo de la UE, en una cuestión que arrastra profundas divisiones entre socios.

“La situación de Moria no admite largas negociaciones; los niños y sus familias no pueden esperar a una decisión de los 27”, afirmó ayer en Berlín el ministro del Interior, el socialcristiano Horst Seehofer, en una rueda de prensa en la que participaba por vía telemática el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Migración, el griego Margaritis Schinas.

“Moria es un severo recordatorio a todos los Estados miembros sobre lo que es necesario cambiar en Europa”, advirtió Schinas, que hablaba desde Atenas, donde se reuniría luego con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis.

Aunque las cifras del reparto aún no están claras, por lo pronto Alemania y Francia acogerán cada una a entre 100 y 150 de esos menores, es decir, el grueso de ese contingente infantil. Bélgica, Croacia, Eslovenia, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y la extracomunitaria Suiza recibirán al resto de los niños.

 

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: