Carnival planea vender 18 barcos mientras cruceros siguen prohibidos por pandemia

Carnival Corporation se deshará de un total de 18 barcos cruceros en los próximos meses —un 12 por ciento de su flota—, en tanto continúa reduciendo costos, en momentos en que viajar en crucero sigue prohibido en la mayor parte del mundo, publica El Nuevo Herald.

El martes, la compañía anunció una pérdida ajustada en el tercer trimestre $1,700 millones en una presentación financiera, seis meses después que informó que pararía las operaciones en medio de la pandemia del COVID-19.

Con anterioridad, en julio, la compañía anunció que se desharía de 15 barcos.

La decisión que busca acelerar los esfuerzos para reducir la capacidad, tiene lugar cuando los cruceros en la compañía del mercado más lucrativo de Estados Unidos, siguen paralizados por orden de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) hasta el 1ro. de octubre.

La mayoría de las líneas que atienden el mercado norteamericano han dejado de navegar por lo menos hasta el 31 de octubre.

Carnival Fantasy, Carnival Fascination, Carnival Imagination, Carnival Inspiration y Costa Victoria ya han salido de la circulación.

En julio, Holland America Line y P&O Cruises anunciaron que los barcos Amsterdam, Maasdam, Rotterdam, Veendam y Oceanea dejarían las flotas, y pasarían a compradores cuya identidad no se ha revelado.

De igual modo, la compañía está demorando el calendario de entrega de sus nuevos barcos, y en la actualidad se cree que entregará solo cinco de las nueve embarcaciones que en un inicio se había planeado se harían a la mar a finales del 2021.

Carnival Corp., la compañía de barcos cruceros más grande del mundo con nueve líneas de cruceros, recomenzó las operaciones en Italia el pasado 6 de septiembre de uno de sus barcos de Costa Cruises.

Los cruceros solo están disponibles a pasajeros italianos, a quienes se les exige ser examinados de inmediato con pruebas para detectar la presencia del COVID-19 antes de subir a bordo.

La semana pasada, Arnold Donald, principal ejecutivo de Carnival Corp., participó en una reunión pública con comisionados del Condado Miami-Dade para pedirle al CDC que permita que los cruceros vuelvan a operar en EEUU.

Donald dijo que la compañía estaba trabajando para desarrollar diferentes protocolos basados en recomendaciones científicas para mantener a los pasajeros y a la tripulación a salvo, y también con el fin de evitar sobrecargar los recursos del gobierno.

“Queremos que nadie experimente ningún riesgo en nuestros barcos”, agregó Donald.

Los comisionados no le preguntaron a Donald ni a los ejecutivos de Royal Caribbean International, Norwegian Cruise Line Holdings y MSC Cruises de qué forma podrían prevenir los contagios en el mar, y evitar las complicaciones que dejaron a los pasajeros y a la tripulación atrapados en marzo y en abril, y terminaron por abrumar al Servicios Guardacostas con solicitudes de evacuaciones médicas de urgencia.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: