Sin gas, sin agua, sin gasolina, sin seguridad: la triste realidad de los venezolanos

Un artículo del pastor venezolano Fares Palacios

_______________________________________

Ya no tenemos casi gas para cocinar y la aventura de la leña que parece épica, deja de ser romántica cuando el humo comienza a afectar los pulmones. Ese es el legado de Hugo Chávez, el legado de la escasez, el legado del desespero por no saber si tendremos cómo hervir el agua, y si acaso tendremos agua, porque cuando la única solución son las cisternas, la Policía Nacional o el ejército, las estorban o secuestran para llenar los tanques de sus jefes.

Sin gasolina queda caminar, eso es bueno para la salud, pero las distancias largas, la falta de agua, y el peligro de estar a merced de piratas en la vía, lo hacen poco viable si queremos vivir un día más. Caminar es saludable quizá en una calle de Suecia, en una montaña alemana, pero acá los riesgos aumentan por el crimen. Debes saber eso y estar listo para pelear por tu vida.

A 2 dólares el litro de gasolina, así lo venden, algunos a 1 dólar, está bien, pero el tema es que uno no sabe si está diluida o si será suficiente y si la Policía Nacional te llegará a encontrar con un solo litro, irás preso y te harán pasar un rato horrible.

Sin gas, sin agua, sin gasolina; sin seguridad, con una indignación profunda siendo espectadores de la más grosera de las injusticias cada día, ¿cuánto tiempo más tendremos que padecer esto?

El pueblo indignado, se ha envilecido, ya nadie confía en nadie, somos enemigos unos de otros e incluso muchos cristianos han abdicado de su responsabilidad y viven aterrados y ocultos en sus refugios y me han acusado de imprudente o temerario, como si me importara mucho quedar bien con alguien, o como si yo fuera a vivir para siempre en esta tierra que será consumida por el fuego. Y sí, quisiera estar ya con mi SEÑOR que nos da la vida eterna, anhelo que “Venga Su Reino” y que los impíos y los tibios y farsantes sean descubiertos, ese día será glorioso.

Venezuela es como un terrario gigante lleno de áspides, serpientes, roedores y escorpiones, un terrario donde los conejos viven ocultos bajo tierra mordiéndose unos a otros y donde los más valientes son los que en apariencia desprecian la vida y se atreven a mirar cara a cara a las ponzoñas y a las ratas.

Otra vez, sin agua, sin gas, sin gasolina… pero no todos, el ‘oficial’ tiene su tanque lleno de gasolina y la cisterna llena de agua, el ‘político revolucionario’ tiene gas para muchos meses, podrá hervir el agua, podrá trasladarse en todos sus vehículos, a él no lo detienen, él es intocable.

Con todo… pronto arderán eternamente en el infierno.

 

Foto de portada tomada de INFOBAE.

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: