Documentos del Tesoro filtrados muestran a lavadores pioneros de la corrupción chavista

Hace unos años, el experto financiero venezolano Martín Lustgarten se encontraba en una prisión federal acusado de lavar millones de dólares de narcotraficantes latinoamericanos y enfrentaba el riesgo de pasar el resto de su vida tras las rejas, publica El Nuevo Herald.

Pero Lustgarten hoy es un hombre libre y vive en un lujoso apartamento con vista a la Bahía de Biscayne, gracias a que los fiscales federales de Boston manejaron su caso tan mal que al final el Departamento de Justicia no tuvo más alternativa que abandonarlo.

Lustgarten continúa disfrutando de la fortuna que acumuló como operador del mercado cambiario y financiero para algunos de los cleptócratas venezolanos que actualmente son investigados en Estados Unidos bajo sospecha de robar miles de millones de dólares de fondos venezolanos que luego aparecieron en cuentas bancarias de Suiza, Hong Kong, Panamá y Miami.

Y en vez de ser el blanco de una investigación, Lustgarten está ayudando tras bastidores a los fiscales federales a armar los casos contra sus antiguos clientes.

Después de admitir haber violado los términos de su visa a finales del 2015, Lustgarten ha estado asistiendo a los fiscales de Miami en las investigaciones sobre un gran tinglado de lavado de dinero operado por un ex banquero suizo, empresarios y funcionarios del régimen de Nicolás Maduro.

Esos esfuerzos de cooperación llevaron a Lustgarten a guiar a los fiscales en la dirección correcta y a entregar a los investigadores de Estados Unidos un disco duro que había obtenido del ex banquero suizo de nacionalidad francesa Charles De Beaumont, quien se había asociado con el venezolano después de que se fue de su banco, Compagnie Bancaire Helvetique, a finales del 2012, dijeron varias fuentes familiarizadas con sus servicios.

El disco duro contiene documentos que detallan los negocios del banquero suizo con el empresario chavista Raúl Gorrín, así como con los hermanos Luis e Ignacio Oberto, quienes son investigados en Estados Unidos bajo sospecha de formar parte de la denominada boliburguesía, término utilizado en Venezuela para describir a empresarios asociados a altos funcionarios del régimen de Caracas en grandes operaciones de corrupción.

Las investigaciones en Estados Unidos apuntan a que Lustgarten movía enromes cantidades de dinero de sus clientes venezolanos.

Múltiples “reportes de actividades sospechosas” (SAR por sus siglas en inglés) introducidos ante el Departamento del Tesoro por HSBC Bank USA, reportaron que numerosas compañías pertenecientes a Lustgarten transmitieron o recibieron al menos $402 millones entre el 2010 y el 2016.

Otro SAR presentado por el Standard Chartered Bank, reveló que las empresas de Lustgarten, y sus filiales, realizaron al menos $346 millones en transacciones con clientes internacionales, incluso en Miami, entre el 2007 y el 2015.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: