Familiares del preso político cubano, Ernesto Borges Pérez, expresan descontento con cambio de medida carcelaria

Familiares del preso político cubano, Ernesto Borges Pérez, han expresado no estar tranquilos respecto a la medida tomada por las autoridades carcelarias de cambiarlo hacia un campamento.

El padre de Ernesto Borges, Raúl Borges Alvarez, quien se define como activista por los derechos humanos y Presidente del Partido por La Unidad Democrática Cristiana de Cuba, dijo a Radio Viva 24 que había resultado sorpresivo el anuncio de que su hijo sería trasladado para Campamento.

“Aquello nos alegró en parte”, ha dicho Raúl Borges, “porque sabemos que de acuerdo con lo instrumentado por la Dirección General de Prisiones del Ministerio del Interior, cuando a un prisionero se le traslada para campamento es porque ha obtenido lo que se llama ‘la mínima’, que da la posibilidad de que salga del régimen de alta seguridad y pase para otro con determinados beneficios que no pueden alcanzarse en el anterior.”

Raúl Borges Alvarez ha expresado haberse sentido sorprendido y contento inicialmente cuando conoció la noticia del traslado de su hijo al campamento, pero al hacer un análisis más profundo de la situación se ha dado cuenta que no hay motivo genuino de alegría, ya que, según expone, a Ernesto Borges le corresponde la libertad total.

Ernesto hace 12 años que está pasado del cumplimiento de la sanción, -explica Raúl Borges-, por lo que nosotros los familiares no podemos alegrarnos porque lo hayan pasado para otro régimen. Lo que él necesita en este momento es la libertad”.

Ernesto Borges Pérez en el funeral de su madre

El preso político Ernesto Borges Pérez, que ya acumula 22 años en las cárceles castristas bajo régimen de alta seguridad según informa su padre, el pasado 11 de septiembre fue trasladado hacia la Zona Cero del Combinado del Interior en La Habana: “De esos 22 años de prisión que aun cumple mi hijo, 10 fueron en celdas de castigo semi tapiadas, sin ventilación y sin luz. Su prisión ha sido terrible, le quitaban la luz eléctrica a las 7 de la noche y se la volvían a poner a las 7 de la mañana, que mi hijo se esté quedando ciego es responsabilidad total de sus carceleros”, dice Raúl Borges.

La necesidad de que se le otorgue la libertad definitiva al prisionero político Borges Pérez, se hace aún más acuciante debido a que su estado de salud se deteriora cada día que pasa en prisión por padecer diversas patologías que ponen en riesgo su vida. Su visión de hecho se está perdiendo a ritmo acelerado, su padre dice que se está quedando ciego debido a una catarata muy avanzada que ha afectado sobre todo la visibilidad de su ojo derecho por el cual no puede percibir con nitidez los objetos y los rostros de las personas a una distancia de 3 metros.

“Mi hijo lo que necesita y merece es la libertad total…” Raúl Borges

Ernesto tiene una hernia que puede reventar en cualquier momento y puede crear una situación muy peligrosa para su vida, -expone Raúl Borges-, también padece de efisema pulmonar. Estas patologías no se pueden resolver en el área de una prisión; por ejemplo, hemos obtenido información posterior al traslado de que la Zona Cero donde Ernesto ha sido ubicado es contigua a la prisión de alta seguridad del Combinado del Este, distantes ambas a solo unos 100 o 200 metros, en esa zona hay mucha vegetación a los alrededores y esto hace que los insectos pululen en grandes cantidades, Ernesto padece de una alergia muy seria y según la doctora que lo vio es alérgico a toda picada de insectos, en este momento las picaduras que tiene en sus piernas están infectadas.”

“En realidad Ernesto ha sido trasladado para el apéndice de la prisión de alta seguridad, asegura Raúl Borges, nosotros, sus familiares, queremos dejarle saber a la opinion pública internacional que solo estaremos contentos cuando mi hijo ya esté en su casa completamente libre.”

 

 

 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: