Acaudalados hermanos venezolanos pierden batalla por recuperar súper yate de $1 millón en Miami

Dos hermanos multimillonarios venezolanos no podrán recuperar por el momento su lujoso yate valorado en un millón de dólares, publica El Nuevo Herald.

Una demanda que presentaron en Miami los hermanos Luis e Ignacio Oberto fue desestimada esta semana cuando un juez federal de Miami concluyó que la compañía que afirmaba ser dueña de la embarcación construida en Italia, se había disuelto hacía varios años, de modo que los demandantes no podían reclamar la propiedad del barco.

Según el juez de Distrito Federico Moreno, la compañía panameña de los Oberto, Violet Advisors S.A., ya no existía en el momento en que ambos presentaron su demanda en abril para reclamar el yate Leonardo II.

Aunque los hermanos reactivaron la compañía en septiembre, ello no los ayudó en sus esfuerzos para recuperar el barco, dijo Moreno en la decisión que dio a conocer el miércoles.

La decisión del juez significa que una compañía de Hialeah, Excellent Auto Group, que según documentos judiciales le compró el yate de 98 pies de eslora y dos motores por $200,000 a Violet Advisors en 2015, puede quedarse con él.

El mes pasado, en una audiencia, el juez Moreno, dijo que la disputa por el barco se ha convertido en un verdadero “caos”, y sugirió dejar la puerta abierta para que los hermanos Oberto presenten de nuevo su demanda , aunque podría ser una causa perdida.

El juez mencionó las leyes de Panamá, y dijo que aunque los hermanos reactivaron recientemente su compañía, podrían hacerlo solamente con el propósito de vender cualquier otro activo final, entre otros el yate.

La batalla legal se desató en abril cuando, según los acaudalados hermanos venezolanos, Ignacio y Luis Oberto, compraron el yate de dos motores Leonardo II por $2 millones y lo trajeron al sur de la Florida, donde, afirmaron, en marzo fue robado de un muelle en North Miami Beach.

Durante la disputa, la reclamación de los Oberto sobre la propiedad de la embarcación se ha visto manchada por una investigación federal sobre el pasado de ambos.

Los hermanos, que hasta hace poco vivían en dos lujosos condominios con vista al mar en Miami Beach, son investigados por presunta corrupción y actividades de lavado de dinero que suman $4,000 millones, y que van de Venezuela a Suiza y al sur de la Florida.

Los abogados defensores de los hermanos Miami dijeron que ninguno de los dos ha cometido ningún delito.

En su demanda, los hermanos argumentaron que compraron el yate en el 2013, y ese mismo año lo llevaron a Palm Beach.

Los hermanos dijeron haber obtenido un “certificado de registro británico” de las Islas Caimán donde se verificaba que su compañía panameña, Violet Advisors, era propietaria del yate, y tenía el título, pero archivos judiciales indican que los hermanos disolvieron la compañía en mayo de 2015.

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: