El efecto Bolsonaro dispara candidatos militares en las elecciones municipales de Brasil

El número de miembros de las Fuerzas Armadas que decidió participar en las elecciones municipales de noviembre próximo en Brasil creció un 48 % frente a los comicios de 2016, un aumento atribuido a la llegada del capitán de la reserva Jair Bolsonaro a la Presidencia del país en 2019, publica EFE.

En total son 6.760 agentes de seguridad -sumados policías civiles y militares, miembros de la Fuerzas Armadas, bomberos militares y militares de la reserva- los que este año aspiran a una plaza como alcalde, vicealcalde o concejal, según los datos del Supremo Tribunal Electoral (STE) tras el cierre de las inscripciones.

De ese total, el 86 % corresponde a militares, el mayor número de candidatos miembros de las fuerzas castrenses que se ha contabilizado desde 2004, cuando comenzó a realizarse el registro de los candidatos por ocupación.

La cifra puede ser mayor ya que entre los aspirantes inscritos este año para los comicios en los más de 5.500 municipios del país puede haber otros militares o policías que se hayan registrado sólo como funcionarios públicos.

Lo cierto es que la participación política de agentes del orden no es nueva en Brasil, y aunque en los últimos 16 años el aumento ha sido constante en todo tipo de disputas electorales, el denominado “efecto Bolsonaro” parece haber marcado con fuerza los comicios municipales de este año.

“Tenemos un presidente que es un capitán que se eligió y que hace un mandato supremamente orientado a la idea de que el problema de la violencia en Brasil se resuelve con la presencia de las policías y de las Fuerzas Armadas”, señaló a Efe Silvia Ramos, coordinadora de la organización no gubernamental Red de Observatorios de Seguridad.

A eso se suma que en los comicios del 15 de noviembre se van a elegir cargos que no tienen una participación directa en el área de seguridad pública, una atribución que le corresponde a los gobiernos regionales y al Federal, algo que, para la investigadora, es “extremadamente negativo”.

Entre los candidatos militares inscritos este año, cerca de 390 aspiran al cargo de alcalde, 400 al de vicealcalde y casi 6.000 quieren ser concejales.

Pero este aumento no sólo está relacionado con la llegada al poder de un capitán de la reserva, un nostálgico de la dictadura que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

El hecho de que su Gobierno esté plagado de militares, que su vicepresidente, Hamilton Murao, sea un general de la reserva del Ejército y que casi la mitad de los miembros del gabinete ministerial pertenezcan a las fuerzas castrenses, también pesa.

Según un informe del Tribunal de Cuentas del Estado divulgado en julio pasado, desde que el líder ultraderechista asumió como jefe de Estado, el número de militares ocupando cargos civiles en el Gobierno brasileño creció un 75,2 %, al saltar de 3.515 en 2019 hasta 6.157 en 2020.

 

Written by 

Related posts

A %d blogueros les gusta esto: